António Costa busca recobrar el crédito socialista a un año de las elecciones

António Costa busca recobrar el crédito socialista a un año de las elecciones

Lisboa, 29 sep (EFE).- Tras vencer por goleada en las primarias del Partido Socialista (PS) de Portugal, António Costa inició hoy una nueva etapa en la formación, la principal de la oposición, con la meta de recobrar el crédito perdido a tan solo un año de las legislativas.

Lisboa, 29 sep (EFE).- Tras vencer por goleada en las primarias del Partido Socialista (PS) de Portugal, António Costa inició hoy una nueva etapa en la formación, la principal de la oposición, con la meta de recobrar el crédito perdido a tan solo un año de las legislativas.

El popular y carismático alcalde de Lisboa hereda un PS con una imagen dañada por estar asociado al inicio del rescate financiero -José Sócrates, como primer ministro, firmó el memorando con la “troika” de acreedores en el 2011- y por no haber sabido capitalizar el descontento popular con el Gobierno centro-derechista.

El día después de batir, por un amplio margen, a António José Seguro, secretario general del PS los últimos tres años, los partidos más a la izquierda de los socialistas y los más a la derecha han reaccionado a su victoria entre el escepticismo y la crítica.

El gobernante Partido Social Demócrata (PSD), fuerza con la que el PS se ha alternado en el poder desde 1974, refutó entrar en profundos análisis de las primarias del domingo y se limitó a demandar la participación de los socialistas en la vida política del país.

“No voy a comentar las elecciones del PS, lo que el PSD quiere es que el PS pueda, en poco tiempo, estar en condiciones de dedicarse más al país y menos al partido”, declaró la vicepresidenta del PSD, Teresa Leal Coelho.

Leal Coelho aludió así a las luchas internas que se iniciaron con el paso al frente de António Costa a finales de mayo, cuando anunció su interés en liderar el partido después de que el PS defraudase las expectativas en los comicios europeos y apenas lograse una pírrica victoria frente al PSD.

Para muchos portugueses, la imagen del PS se ha deteriorado en los últimos cuatro meses, durante los que Costa y Seguro se lanzaron ataques “fraticidas”.

A raíz de ello, algunos sondeos han situado a los socialistas solo ligeramente por encima del PSD, a pesar del desgaste que generaron entre los ciudadanos los tres años de subidas de impuestos y recortes sociales propugnados por el Gobierno en aras del rescate que concedieron a Portugal la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Recuperar ese crédito perdido es uno de los mayores desafíos de Costa, que también tendrá que dialogar con los partidos más a la izquierda, con los comunistas a la cabeza, y con el principal sindicato, el CGTP (de orientación comunista).

El Partido Comunista Portugués (PCP), una fuerza en ascenso que ha arañado votos del PS, criticó “la puesta en escena” de las primarias socialistas y aseguró que la elección de Costa no llevará al cambio que le gustaría a su partido.

Tanto el PCP como el marxista Bloque de Izquierda (BE, en sus siglas en portugués) han censurado la complacencia del PS con las políticas de austeridad impulsadas desde Bruselas y Berlín.

En términos similares se pronunció Arménio Carlos, líder de la mayoritaria y combativa Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP).

Antes de la persona elegida, “lo que interesa son las políticas, si son de alternativa o de alternancia. Probablemente, no tendremos aquí grandes alternativas”, dijo el sindicalista.

António Costa, cuyo futuro como regidor de Lisboa está ahora en el aire, aún debe ser refrendado como secretario general en un Congreso Nacional que se convocará antes de fin de año.

Oficialmente, será entonces el líder del PS y el rival del actual primer ministro, Pedro Passos Coelho, al que la mayoría de las quinielas dan como candidato a la reelección por el PSD en las legislativas de 2015, previstas para septiembre u octubre de ese año.

“Un primer ministro está preparado para cualquier circunstancia. No comento nada sobre el PS”, zanjó hoy mismo el propio Passos Coelho.

El triunfo de Costa ha echado por tierra uno de los proyectos estrella de Seguro: la reforma electoral que incluía una disminución de los parlamentarios.

Ha provocado, asimismo, la dimisión del líder de los socialistas en el Parlamento, Alberto Martins, que integró la candidatura de Seguro.

Además de cumplir su promesa y anunciar que abandonaba su puesto de secretario general, Seguro dejó el Consejo de Estado, un órgano consultivo del presidente de la República.

Antonio Torres del Cerro

Internacional, Portugal, PORTUGAL SOCIALISTAS, Socialistas