Diputados libios bajo la égida de la ONU tratan de acabar con la anarquía institucional

Diputados libios bajo la égida de la ONU tratan de acabar con la anarquía institucional

Trípoli, 30 sep (EFE).- Diputados del nuevo Parlamento libio bajo la égida de la ONU se reunieron anoche en Gadamés, 600 kilómetros al suroeste de Trípoli, para tratar de acabar con las disputas políticas y la anarquía institucional en el país norteafricano.

Trípoli, 30 sep (EFE).- Diputados del nuevo Parlamento libio bajo la égida de la ONU se reunieron anoche en Gadamés, 600 kilómetros al suroeste de Trípoli, para tratar de acabar con las disputas políticas y la anarquía institucional en el país norteafricano.

Los 24 diputados (de los que 12 boicotean hasta ahora los trabajos de la cámara) acordaron trabajar juntos para encargarse con urgencia de los problemas humanitarios, y en especial de los heridos de todos los bandos, y por la reapertura de los mayores aeropuertos del país.

Según ha comunicado la misión de la ONU en Libia (UNSMIL), los diputados oficiales y los rebeldes decidieron resolver sus diferencias mediante el diálogo “y rechazar el uso de la fuerza”, en alusión a las abundantes milicias que operan en el país y que tratan de imponer los puntos de vista de una u otra facción por las armas.

Asimismo, pactaron continuar con sus reuniones una vez pasada la Fiesta del Sacrificio (Aid al Adha), prevista para el domingo, pero sin fijar una fecha.

En las elecciones del 25 de junio se eligió una nueva Cámara de Representantes que tiene su sede provisional en la ciudad de Tobruk mientras se estabiliza la situación en Trípoli, pero un grupo de diputados, encabezados por los de la ciudad de Misrata, y en su nombre Fethi Bash Agha, están boicoteando los trabajos en Tobruk.

Estos últimos impugnan la nueva cámara por considerarla inconstitucional, pero accedieron a participar en la sesión de diálogo auspiciada por UNSMIL y que ha establecido como prioridad la “construcción de medidas de confianza”, dentro de una lógica de rechazo del terrorismo y respeto de los derechos humanos.

Las sesiones de anoche se celebraron a puerta cerrada, pero uno de los participantes de Misrata dijo a Efe que UNSMIL insistió en la necesidad de un inmediato alto el fuego en el este y el oeste de Libia, así como la firma de un acuerdo que defina con claridad las funciones del Parlamento.

Confinado en Tobruk, el Congreso de los Diputados, que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, apenas mantiene el control sobre una pequeña porción del territorio, y están fuera de su dominio las regiones de Trípoli y Bengazi, las dos principales ciudades del país, que permanecen manos de distintas milicias.

Internacional, Crisis, Libia, LIBIA CRISIS