China y Alemania estrechan lazos comerciales y evitan chocar sobre Hong Kong

China y Alemania estrechan lazos comerciales y evitan chocar sobre Hong Kong

Berlín, 10 oct (EFE).- El primer ministro chino, Li Keqiang, y la canciller alemana, Angela Merkel, estrecharon hoy las relaciones sino-germanas con la firma de nuevos acuerdos multimillonarios y optaron por pasar de puntillas por sus diferencias en torno a Hong Kong.

Berlín, 10 oct (EFE).- El primer ministro chino, Li Keqiang, y la canciller alemana, Angela Merkel, estrecharon hoy las relaciones sino-germanas con la firma de nuevos acuerdos multimillonarios y optaron por pasar de puntillas por sus diferencias en torno a Hong Kong.

El comercio bilateral, las inversiones cruzadas, el acceso a mercados y las empresas de capital mixto fueron el plato fuerte de la tercera reunión de alto nivel entre China y Alemania, celebrada en Berlín, sobre la que planeaba la sombra de la “revolución de los paraguas”, que se reactivó hoy con una nueva concentración masiva de manifestantes en Hong Kong.

Merkel aseguró en una rueda de prensa conjunta haber abordado con Li de forma “abierta e intensa todas las cuestiones”, desde los asuntos económicos hasta los interrogantes en torno a la aplicación de los derechos humanos en China, pero el énfasis, tanto cualitativo como cuantitativo, recayó en las cuestiones comerciales.

Además de nueve acuerdos empresariales que involucraban entre otros a gigantes como Daimler, Airbus, China Mobile, Volkswagen y Deutsche Telekom, Merkel anunció la intención de ambos gobiernos de intensificar las relaciones en el ámbito de la innovación.

A su juicio, la cooperación a nivel comercial, empresarial y político aporta “estabilidad” a la economía mundial, especialmente en la “difícil situación” actual.

El primer ministro chino añadió que los acuerdos bilaterales son la “locomotora” que hace avanzar las relaciones entre su país y el conjunto de la Unión Europea.

Li se mostró dispuesto a facilitar el acceso al mercado chino a las empresas extranjeras y los flujos inversores, dos factores que, a su juicio, contribuirán a la mejora de la economía global.

Sobre la situación de China, su primer ministro se mostró convencido de que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) “puede alcanzar alrededor del 7,5 %” este ejercicio y seguirá creciendo a un buen ritmo en los próximos años.

Sobre Hong Kong, al menos de cara a los medios, ambos jefes de Gobierno optaron por reiterar sus posturas (divergentes) y evitar cualquier signo de falta de sintonía.

Li recordó las condiciones de autonomía de la antigua colonia británica desde su retrocesión a China -resumidas en el eslogan “un país, dos sistemas”- y subrayó que su estatus “no va a cambiar”, para proteger la “prosperidad y estabilidad” de los ciudadanos de Hong Kong, los “intereses de China” y los “legítimos” intereses de los inversores internacionales.

Aprovechando que hablaba ante un “foro internacional”, Li recalcó que los asuntos de Hong Kong pertenecen a la “política interna” de China y subrayó la necesidad de respetar la soberanía nacional de cada país.

La canciller, además de la mención genérica a la “gran importancia” de los derechos humanos, se mostró confiada en que se sigan respetando el derecho de expresión y de manifestación en Hong Kong, garantizados en la Ley Fundamental, y que las protestas prodemocráticas se mantengan pacíficas.

Merkel y Li demostraron una buena conexión personal, con abundantes confidencias sin intérprete y sonrisas; incluso antes de la rueda de prensa realizaron una escapada a un supermercado cerca de Cancillería, donde la alemana pagó de su bolsillo para su invitado varias postales, una bolsa de dulces y un paquete de sal común.

Entre los acuerdos firmados hoy destaca la venta de 70 aviones Airbus 320 a China Aviation Supplies (CAS), una compañía estatal dedicada a la subcontratación de aeronaves, lo que, a precios de catálogo, supone unos 5.500 millones de euros.

Además, el fabricante alemán de automóviles Daimler -dueño de marcas como Mercedes Benz- firmó con su socio chino BAIC un acuerdo para levantar una nueva planta de ensamblaje de vehículos en el país asiático por 1.000 millones de euros.

Junto a estos acuerdos comerciales, se suscribieron diez tratados de colaboración gubernamental en un amplio espectro de temas, de la colaboración en innovación a la supervisión financiera, pasando por los intercambios entre centros educativos, ministerios de Salud y agencias espaciales.

Al viaje de Li a Berlín anteceden en los últimos meses la visita de Merkel a Pekín en julio, y la que realizó el presidente chino, Xi Jinping, en marzo a la capital alemana, lo que da una idea de la importancia que para ambos gobiernos tienen los lazos bilaterales.

En estos tres encuentros se han firmado un total de 43 acuerdos que suman como mínimo unos 10.000 millones de euros, teniendo en cuenta que los detalles de muchos de ellos no trascienden.

Internacional, alemania, ALEMANIA CHINA, China