Hillary Clinton, la ganadora del debate republicano

Hillary Clinton, la ganadora del debate republicano

Ante un partido republicano dividido por un precandidato incontrolable y desafiante, todo indicaría que la verdadera victoria del primer debate republicano fue para la demócrata Hillary Clinton.

Los Ángeles, (ENTRAVISION).- Aunque la atracción de la noche fue definitivamente Donald Trump, el caos, la división e inconsistencia demostrada ayer en el debate republicano deja una sola ganadora: la precandidata demócrata Hillary Clinton.

Lejos del escenario donde los principales 10 precandidatos republicanos luchaban por la nominación a la presidencia, la ganadora del debate se codeaba con celebridades de Hollywood recaudando miles de dólares para su campaña en Los Angeles. Su equipo no se perdió el debate y después de ver el desorden en el escenario republicano no dudaron en tuitear a través de la cuenta de Clinton: “¿Vieron el debate republicano? Seguro se sienten con ganas de hacer una donación a un demócrata justo ahora”.

Divide y triunfarás

El primer triunfo de la noche para Clinton llegó con la primera pregunta del debate en la que Donald Trump confirmó que de no ganar la nominación republicana, se lanzaría como candidato independiente. De esta forma, la noche arrancó con un partido republicano dividido, en el que su precandidato número uno es desafiante y prácticamente imposible de controlar.

De lanzarse como candidato independiente, el voto republicano se vería dividido y el único beneficiario sería el candidato demócrata, puesto que hasta el momento todo parece indicar será Clinton.

Hace unos días el Washington Post reportó que unas semanas antes de que Trump decidiera lanzarse o no a la presidencia, habló por teléfono con el expresidente estadounidense Bill Clinton, quién lo alentó a involucrarse más en el partido republicano. De ser así, los esfuerzos de motivador personal del exmandatario no solo están resultando en el éxito político de Trump sino en el fortalecimiento de la campaña de su esposa.

La guerra republicana contra la mujer

Otro momento clave para la victoria de Clinton en el debate de ayer también vino de Trump y tuvo que ver con la acusación de la que no han podido librarse los republicanos: su famosa guerra contra la mujer.

Al preguntarle a Trump si alguien que se ha referido a las mujeres como “cerdos” “perros” y “animales asquerosos” es digno de ser presidente, el magnate evadió la pregunta con una broma explicando que esos comentarios solo se referían a Rosie O’Donnell. Cuando la moderadora lo forzó a contestar la pregunta, la estrella de The Apprentice aclaró que ni él ni el país tenía tiempo para ser políticamente correctos.

Si bien la respuesta recibió los aplausos del público, es poco probable que los moderados del partido estén de acuerdo con esa postura, ni con respuestas como la de Marco Rubio oponiéndose al aborto incluso cuando el bebé sea producto de una violación o del incesto. Ante comentarios como estos, aquellos votantes voltearían la mirada hacia el lado demócrata, donde Hillary Clinton se vería favorecida nuevamente.

La cuestión del muro

Incluso Jeb Bush, el más moderado de los 10 precandidatos no apoya una vía a la ciudadanía para los millones de indocumentados en el país. Donald Trump propone construir un muro en la frontera (pagado por México) y Ted Cruz presume su fuerte postura en contra de la inmigración ilegal. De nuevo, posturas que les podría costar el voto de los moderados.

Un partido dividido y lleno de políticas que poco favorecen a la mujer y a los inmigrantes es lo que se vio en el debate republicano de anoche, donde la triunfadora estaba a cientos de millas de distancia bebiendo champán con Kim Kardashian y Kanye West.

Nacional, Noticias, DERECHOS DE LA MUJER, Donald Trump, Hillary Clinton, Inmigración, Jeb Bush, Marco Rubio, Mujeres, Republicanos, Ted Cruz, Voto Latino