Gobierno de Trump recaudará datos de inmigrantes en redes sociales

Gobierno de Trump recaudará datos de inmigrantes en redes sociales

La medida, que incluye a residentes y ciudadanos naturalizados, entrará en efecto en octubre próximo.

(POLÍTICA PARA MI).- El gobierno del presidente Donald Trump planea empezar a recolectar la  información que aparezca en las redes sociales de todos los inmigrantes.

Los perfiles de las redes sociales hasta de los residentes permanentes que tengan la “Green Card” y de ciudadanos naturalizados serán revisados, según una nueva norma del departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Lee también: Gobierno de Trump impone reglas más estrictas para las visas

 

La controversial medida empezará a ser implementada a partir del 18 de octubre, informó el departamento en el Registro Federal hace una semana.

El DHS quiere incluir “identificadores de medios sociales, alias, información identificable asociada y resultados de búsqueda” como parte del archivo de inmigración de las personas.

El gobierno de Trump lanzó en mayo pasado un nuevo cuestionario para los solicitantes de visas que pide los nombres de perfil en las redes sociales de los últimos cinco años, así como información biográfica de hace 15 años.

Lee tambiénGobierno de Trump cambia el formulario para visas

Sin embargo, esta nueva norma va más allá, por lo que ha causado preocupación entre inmigrantes, abogados de inmigración, y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes.

PRIVACIDAD INVADIDA

Adam Schwartz, abogado de la Electronic Frontier Foundation, que defiende el derecho de las personas en los medios digitales, dijo al sitio de noticias BuzzFeed News que el plan es una preocupante invasión de la privacidad.

“Vemos esto como parte de un proceso más amplio de vigilancia de alta tecnología de los inmigrantes y más y más personas sujetas al cribado de las redes sociales”, dijo Schwartz.

“Hay una tendencia creciente en el departamento de Seguridad Nacional a husmear en las redes sociales de inmigrantes y extranjeros y creemos que es una invasión de la privacidad y disuade la libertad de expresión”.

Según Schwartz, la nueva medida afectará también a todos los ciudadanos estadounidenses que se comunican con los inmigrantes, y podría dar pie a la auto censura por temor a que la información que intercambien con alguien en el extranjero podría ser malinterpretada y usada en su contra.