Trump declara crisis de opioides una emergencia pública

Trump declara crisis de opioides una emergencia pública

El abuso del consumo de analgésicos opioides causa la muerte a un promedio de 92 personas cada día en Estados Unidos.

(POLÍTICA PARA MI).- El presidente Donald Trump declaró este jueves como una emergencia de salud pública la presente crisis por el abuso del consumo de analgésicos opioides que causa la muerte a un promedio de 92 personas cada día en Estados Unidos.

La medida pone fondos federales a disposición del departamento de Servicios de Salud y Humanos y alivia ciertas leyes y regulaciones para hacer frente a la creciente epidemia de uso de drogas entre los estadounidenses.

 

Lee tambiénPrograma del gobierno para combatir abuso de opioides

El gobierno también podrá intervenir en la industria farmacéutica para abaratar el precio de algunos medicamentos.

Con la declaración, que fue anunciada por Trump en un discurso que ofreció desde la Casa Blanca, el mandatario cumple con una de las primeras promesas que hizo poco después de juramentarse como presidente.

MEDIDA CORTA

Sin embargo, la medida se queda corta de declarar una emergencia nacional, a pesar de que así se lo recomendó una comisión.

Tal paso habría desbloqueado fondos de emergencia adicionales y la autoridad federal para tomar medidas urgentes sobre los opioides.

En vez de “emergencia nacional”, Trump ha optado por declarar una “emergencia de salud pública”, de manera que no se destinarán nuevos fondos a la lucha contra los opioides, pero se ordenará a todas las ramas del gobierno que dirijan sus actuales partidas presupuestarias a esa crisis, detallaron funcionarios en una llamada con la prensa.

Los críticos de esta medida temen que priorizar la lucha contra los opiáceos descuide las investigaciones, por ejemplo, sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Aún así, la declaración de “emergencia de salud pública” permite que accedan a cuidados médicos quienes viven en zonas rurales y, además, facilita el despliegue de especialistas en áreas especialmente afectadas por el abuso de opiáceos.