Cámara aprueba (de nuevo) el plan fiscal republicano

Cámara aprueba (de nuevo) el plan fiscal republicano

La legislación ahora será enviada al presidente Donald Trump para su firma.

(POLÍTICA PARA MI).- Aparentemente ignorantes de una serie de reglas del Senado, los republicanos en la Cámara de Representantes se vieron en la obligación este miércoles de volver a votar por el plan de reforma fiscal.

La Cámara aprobó la legislación por 224 a 201  votos, y ahora la ley será enviada a la Casa Blanca para que el presidente Donald Trump la promulgue, posiblemente antes del día de la Navidad.

Lee también: Senado aprueba plan fiscal republicano y va al paso final

La Cámara baja tuvo que votar dos veces por el plan.

El martes, los legisladores republicanos aplaudieron y celebraron después de votar por su tan esperado plan de reforma tributaria.

Pero solo horas después, se reveló que tendrían que volver a votar el miércoles.

EL BAÑO

Eso se debe a un procedimiento arcano del Senado conocido como “Byrd Bath” (baño de Byrd), donde la legislación se somete a una revisión para asegurarse de que cumpla con la llamada regla Byrd.

El parlamentario del Senado dictaminó el martes por la tarde que se deberán hacer algunos cambios a la versión de la Cámara para cumplir con la regla de Byrd.

Las reglas de Byrd solo se aplican a la legislación que se aprueba a través de un proceso conocido como conciliación presupuestaria. La reconciliación le permite al Senado aprobar un proyecto de ley con una mayoría simple (51 votos) y eludir un obstruccionismo, pero el proceso tiene un conjunto estricto de reglas. Bajo la reconciliación, los republicanos deben demostrar que todo lo que incluyen en su proyecto de ley de reforma tributaria tiene un impacto en el presupuesto y no solo en uno “incidental”.

Solo pueden utilizar el proceso con moderación, y los republicanos ya han intentado usarlo cuando intentaron infructuosamente aprobar una derogación de la Ley de Asistencia Asequible, también conocida como Obamacare, a principios de este año.

UN PLAN IMPOPULAR

El proyecto de ley aprobado por los republicanos en el Congreso se ha vuelto más impopular en los últimos dos meses, y ahora cerca de dos tercios de los estadounidenses creen que está diseñado principalmente para ayudar a las corporaciones y los ricos, según una encuesta de NBC News/Wall Street Journal.

El 55% de los estadounidenses se opone al plan, según una nueva encuesta de CNN. Solo el 33% dice que está a favor de las propuestas del Partido Republicano para reformar el código tributario de la nación.