¿Cómo puede Trump probar que no es racista? “Con una salida a DACA”

¿Cómo puede Trump probar que no es racista? “Con una salida a DACA”

A pocos días de un posible cierre del gobierno, Trump, republicanos y demócratas siguen sin acordar una solución para los Dreamers.

(POLÍTICA PARA MI).- Ante el temor de que demócratas y republicanos no podrán llegar a un acuerdo para salvar DACA antes de este viernes, un senador retó al presidente Donald Trump a que demuestre que no es racista acordando un salida para los Dreamers.

El desafío que lanzó el senador demócrata Dick Durbin fue en respuesta al intento de Trump de desmentir que no llamó “países de mierda” a las naciones cuyos ciudadanos son recipientes del programa TPS.

 

Lee tambiénTrump celebra el día de Martin Luther King Jr. jugando golf

Tres días después de alarmar al mundo por sus comentarios, el presidente Trump aseguró que “no es racista” el domingo, y que son los demócratas quienes no desean llegar a un acuerdo sobre DACA.

Lo cierto es que el dime y diretes por los insultos racistas de Trump en realidad encubren la realidad de que no aún no se ha llegado a un acuerdo para DACA, y los demócratas insisten en que sin uno, no aprobarán una ley de gastos públicos para este año.

El Congreso tiene hasta la medianoche del viernes 19 para aprobar un nuevo presupuesto y evitar el cierre del gobierno.

OFERTA Y CONFIANZA

En un tuit este lunes, Trump se refirió despectivamente al senador Durbin, uno de los legisladores que estaban presentes cuando el mandatario dijo lo de “países de mierda”.

“El senador Dicky Durbin tergiversó por completo lo que se dijo en la reunión de DACA. ¡Las ofertas no pueden hacerse cuando no hay confianza! Durbin explotó a DACA y está lastimando a nuestro ejército”. Escribió Trump.

En respuesta, Durbin dijo que si Trump no es racista, “el presidente y el Partido Republicano tienen la oportunidad de probarlo” a través de un compromiso bipartidista para preservar DACA.

La disputa sobre los comentarios de Trump, y cómo se han contado desde entonces, corre el riesgo de erosionar aún más la confianza entre el gobierno, los  demócratas y los republicanos al comienzo de una semana crítica para el Congreso.

Los fondos del gobierno expirarán el viernes y los legisladores necesitarán aprobar una medida de gasto provisional para evitar el cierre del gobierno el sábado.