Trump usa muerte de futbolista para defender su política migratoria

Trump usa muerte de futbolista para defender su política migratoria

El jugador de fútbol de los Colts de Indianápolis, Edwin Jackson murió en un accidente supuestamente causado por un inmigrante indocumentado.

(POLÍTICA PARA MI).- El presidente Donald Trump trajo a colación el caso de un mortal accidente en Indiana  que aparentemente fue provocado por un guatemalteco indocumentado para justificar su dura política migratoria.

Según la policial estatal de Indiana, Manuel Orrego-Savala, un guatemalteco de 37 años que conducía bajo los efectos del alcohol, es el presunto autor del accidente en el que murieron dos personas este domingo, incluyendo al jugador de fútbol de los Colts de Indianápolis, Edwin Jackson.

Lee tambiénTrump insiste en su promesa de campaña: “El muro es el muro”

El atleta de 26 años estaba fuera del automóvil  junto al conductor de Uber, Jeffrey Monroe, de 54 años, cuando fueron embestidos por una camioneta supuestamente manejada por Orrego-Savala.

El inmigrante es indocumentado y había sido deportado en dos ocasiones anteriores, en 2007 y en 2009, y que se desconoce cómo volvió a entrar en el país, indicó la policía.

TRAGEDIAS PREVENIBLES

“Es tan desgraciado que una persona ilegal en nuestro país mató al apoyador de @Colts, Edwin Jackson. Esta es solo una de muchas tragedias prevenibles. Debemos lograr que los demócratas sean duros en la frontera, y con la inmigración ilegal, ¡RÁPIDO!”, escribió Trump en Twitter este martes.

“Mis oraciones y mis mejores deseos están con la familia de Edwin Jackson, un joven maravilloso cuya vida fue tan absurdamente tomada. @Colts”, agregó el mandatario en otro tuit.

El presidente insiste en que cualquier salida a Daca para que los inmigrantes conocidos como Dreamers puedan obtener un estatus migratorio tiene que ser acompañado con fondos para construir el muro y reforzar la seguridad en la frontera con México.

La policía de Indiana dijo que tras el accidente del domingo, Orrego-Savala huyó de la escena pero luego fue detenido por un agente.

El guatemalteco dio un nombre falso a las autoridades, Alex Cabrera Gonsales, que presuntamente usaba en su día a día, y registró una tasa de alcoholemia de 0.239, superando el límite de alcohol en sangre establecido en Indiana (0.08).