Patrulla Fronteriza traspasa propiedades privadas en la frontera

Patrulla Fronteriza traspasa propiedades privadas en la frontera

Sin obtener permisos ni autorización, agentes fronterizos ingresan a propiedades privadas en la zona fronteriza para buscar inmigrantes.

(POLÍTICA PARA MI).- Ricardo Palacios es un ranchero de Encinal, una localidad al norte de Laredo, Texas y a 28 millas de la frontera entre Estados Unidos y México.

Palacios presentó la semana pasada una demanda en contra de la Patrulla Fronteriza porque los agentes federales colocaron sin su autorización una cámara de vigilancia inalámbrica dentro de su rancho.

Lee tambiénPatrulla Fronteriza podría tener acceso para vigilar bosques nacionales

“La bajé, la apagué, le quité las baterías y al cabo de unos días un inspector de la Patrulla Fronteriza me pregunta si yo tengo la cámara. Me la pidió y fui tajante en decirle que no se la daría porque la usaría en una demanda en su contra por ingresar a propiedad privada sin permiso”, explicó a la agencia de noticias EFE.

El granjero además se quejó de que “la patrulla fronteriza se metía sin permiso, sin causa alguna, hasta que les puse el paro”.

TÁCTICAS DE VIGILANCIA

El caso de Palacios es muestra de las tácticas que está utilizando la Patrulla Fronteriza en su afán de cazar inmigrantes que cruzan sin documentos por la frontera.

Sin ninguna autorización, los agentes de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, (CBP), penetran en propiedades privadas y establecen puestos de control de hasta 100 millas.

De acuerdo a la ley, los oficiales migratorios pueden acceder a tierras privadas para patrullar la frontera siempre y cuando estén a una distancia de 25 millas.

Pero el Departamento de Justicia ha definido que como una “distancia razonable” de 100 millas, los oficiales pueden buscar personas sospechosas de violaciones a la ley de inmigración y contrabando de drogas.

En Nuevo Hampshire, oficiales fronterizos realizaron lo que la Unión de Libertades Civiles (ACLU), describió como registros ilegales de drogas después de que residentes fueron arrestados en puestos de control de inmigración en una importante carretera interestatal.

En la Florida, Nueva York y el estado de Washington, agentes de la Patrulla Fronteriza han sido criticados por subir a los autobuses y trenes para interrogar a los pasajeros sobre su estatus migratorio.

Para hacerlo, los agentes del CBP se agarran de una poco conocida ley federal que el gobierno del presidente Donald Trump está utilizando utilizan más ampliamente para llevar a cabo su dura política migratoria.