Juez que fue atacado por Trump autoriza la construcción del muro

Juez que fue atacado por Trump autoriza la construcción del muro

Gonzalo Curiel decidió que el gobierno tiene autoridad para suspender leyes ambientales y otras regulaciones para comenzar la construcción.

(POLÍTICA PARA MI/CNN).- El juez federal del distrito Gonzalo Curiel quitó este martes un posible obstáculo al muro fronterizo del presidente Donald Trump, tras decidir que el gobierno tiene la autoridad de suspender una serie de leyes ambientales y otras regulaciones para comenzar su construcción.

Curiel logró notoriedad tras ser el blanco de la ira de Trump cuando presidió el caso de una demanda en contra la Universidad Trump.

Lee tambiénJuez de origen mexicano llevará el caso del muro de Trump

En esa ocasión, Trump dijo que Curiel, que nació en Indiana, estaba predispuesto en su contra debido a que era mexicano.

Al emitir su fallo este martes, el juez resaltó que el muro fronterizo es un tema muy polémico de esta administración, pero aseguró que no tomó eso en cuenta en su decisión.

DEBATES POLÍTICOS

“El tribunal es consciente de que el tema de estos juicios, las barreras fronterizas, es actualmente objeto de acalorados debates políticos en y entre los Estados Unidos y la República de México sobre la necesidad, la eficacia y la fuente de financiación para tales barreras”, escribió Curiel.

“En su revisión de este caso, la Corte no puede y no considera si las decisiones subyacentes para construir las barreras fronterizas son políticamente sabias o prudentes”, agregó.

Pero su fallo, de 100 páginas de extensión, no significa que la construcción de la pared comenzará inmediatamente.

El Congreso aún tiene que autorizar o proporcionar fondos para cualquier muro nuevo para que pueda comenzar el proyecto.

Aún así, la decisión es una victoria para la administración, ya que busca obtener dinero para construir su muro, una pieza central de la campaña de Trump.

Hasta el momento, el Departamento de Seguridad Nacional ha construido varios prototipos en San Diego, que fue el foco de la demanda que Curiel rechazó.