Gobernador de Florida firma ley sobre armas y seguridad en las escuelas

Gobernador de Florida firma ley sobre armas y seguridad en las escuelas

“Voy a hacer lo que creo que son soluciones de sentido común”, dijo Rick Scott al promulgar la legislación.

(POLÍTICA PARA MI).- El gobernador de la Florida, Rick Scott, firmó este viernes la ley de seguridad escolar Marjory Stoneman Douglas que  establece nuevas regulaciones a la venta  y el porte de armas en el estado.

La ley, aprobada por los líderes legislativos republicanos y una serie de demócratas, marca un cambio importante para un estado conocido como laboratorio de legislación sobre derechos de armas.

Además, al promulgar la ley, Scott desafía a sus aliados de la Asociación Nacional del Rifle, NRA, que se opone a ciertas medidas que incluye la nueva legislación.

“Voy a hacer lo que creo que son soluciones de sentido común”, dijo Scott después de la firma.

Lee también¿Firmará el gobernador la nueva ley de control de armas en Florida?

“Creo que este es el comienzo. Ahora va a haber una conversación real sobre cómo hacemos que nuestras escuelas sean seguras”, añadió el gobernador republicano.

Scott había dicho que quería revisar el proyecto línea por línea y hablar con las víctimas y sus familias antes de firmarlo.

NUEVAS RESTRICCIONES

La ley, que fue aprobada por el Senado y la Cámara de Florida a principios de esta semana, incluye protecciones legales para las personas que usan armas de fuego en defensa propia, eleva la edad mínima para comprar cualquier arma de fuego a los 21 años, impone un período de espera de tres días para adquirirlas y financia a oficiales de policía escolar y consejeros de salud mental.

También impone nuevas restricciones a las ventas de armas de fuego y permitirá a algunos maestros y personal de las escuelas el portar las armas de fuego durante el desempeño de sus funciones.

La Ley de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas fue impulsada por el tiroteo del 14 de febrero en una escuela secundaria de Parkland, Florida, en el que murieron 17 personas.

Tras la masacre, estudiantes y profesores de la escuela Marjory Stoneman Douglas han lanzado una campaña pública para presionar a los funcionarios estatales para que se establecieran nuevas leyes de control de armas.