Jefes no podrán quedarse con propinas que reciben los meseros

Jefes no podrán quedarse con propinas que reciben los meseros

La nueva ley de gastos incluye párrafos que prohíben a los dueños de los restaurantes compartir las propinas de los camareros y camareras.

  (POLÍTICA PARA MI).- La nueva ley de gastos públicos que firmó este viernes el presidente Donald Trump impedirá que los propietarios de restaurantes puedan quedarse con las propinas de los camareros, como lo había planeado el gobierno.

Aun así, las propinas podrán ser redistribuidas a trabajadores que no las reciben solo si los empleadores les pagan a todos sus trabajadores el salario mínimo regular en su jurisdicción.

La medida figura en varios párrafos incluidos en la Ley de Gastos Públicos que aprobó el Congreso como una reprimenda bipartidista a una regla propuesta por el Departamento de Trabajo que pudo haber legalizado una práctica que ahora es considerada como robo de salarios por la ley.

Bajo plan de Trump, jefes se podrían quedar con propinas de empleados

En cambio, según la ley promulgada este viernes, quedará prohibido que los empleadores de restaurantes compartan las propinas que reciben los meceros con otros empleados, incluidos los propios propietarios.

NEGOCIACIONES BIPARTIDISTAS

La disposición habría sido el resultado de negociaciones entre legisladores republicanos y demócratas con el gobierno.

Las negociaciones incluyeron a la senadora Patty Murray, demócrata de Washington, y el secretario del Trabajo, Alexander Acosta, después de que la propuesta del gobierno enfrentara la oposición de varios sectores durante meses.

Los grupos de defensa laboral argumentaron que la regulación transferiría miles de millones de dólares de los trabajadores a los dueños de los restaurantes.

Por su parte, la industria de restaurantes había respaldado la propuesta, bajo el argumento de que permitiría que las propinas que reciben los camareros y camareras fueran compartidas con los llamados trabajadores de detrás de la casa, como cocineros y lavaplatos.

Ahora, la nueva ley de gastos deja claro que los empleadores no pueden bajo ninguna circunstancia quedarse con una parte de las propinas obtenidas por sus trabajadores.