Niegan permiso a Dreamer para visitar a su abuelo moribundo en México

Niegan permiso a Dreamer para visitar a su abuelo moribundo en México

USCIS dejó de recibir solicitudes de viajar para los recipientes de DACA, pero Luis Fernando Tinoco apeló a la compasión del gobierno.

(POLÍTICA PARA MI).- El gobierno del presidente Donald Trump le negó a un Dreamer recipiente de DACA poder viajar a México para despedirse de su moribundo abuelo.

Luis Fernando Tinoco, quien fue traído a los Estados Unidos en 1989 cuando tenía cinco años, presentó una solicitud para un permiso de viaje de emergencia a la oficina de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, (USCIS) en la ciudad de San Diego, California.

A pesar de que dos jueces federales ordenaron temporalmente a la administración de Trump que continúe procesando las renovaciones de DACA, las órdenes judiciales no incluyen restablecer la libertad condicional anticipada para los destinatarios del programa.

Tinoco, de 36 años, quería despedirse de su abuelo, Gabriel Tinoco, de 90 años, quien fue hospitalizado esta semana en su estado natal de Durango, en México, por un problema cardíaco.

Porque no tiene fondos para el muro, Trump amenaza con vetar ley de gastos

La última vez que vio a su abuelo fue hace 30 años cuando emigró de México hacia Estados Unidos.

Sin embargo, su solicitud fue rechazada por USCIS.

LIBERTAD CONDICIONAL

En el pasado, a los beneficiados del programa de Acción Diferida para los Llegados Durante la Infancia, conocido como DACA, se les permitía viajar si obtenían un permiso de “libertad condicional avanzada”.

Pero desde septiembre pasado, cuando el gobierno anunció la cancelación de DACA, USCIS dejó de aceptar las solicitudes para viajar, conocidas como “Parole”.

Tinoco sabía que USCIS dejó de recibir las solicitudes, pero pensó que tal vez si lo pedía por compasión, su reclamo podría ser aceptado.

La agencia federal ya le había negado solicitud de libertad condicional anticipada en agosto del año pasad porque los documentos médicos que presentó como prueba del estado de su abuelo no eran lo suficientemente actuales, según Tinoco

“Me quiebra el corazón pensar en que no puedo verlo, no puedo abrazarlo, no puedo expresarle cuánto lo quiero”, dijo a la agencia de noticias EFE el Dreamer, propietario de un negocio automotriz de San Diego.

“Si son horas, si es un día, si es una semana, lo que sea, pero les exijo que por favor tengan un poquito de compasión. Mi abuelo no se está poniendo mejor. Su edad sigue avanzando, su salud sigue empeorando”, reclamó Tinoco.