Carlos Alvarado, de centro izquierda, gana elecciones en Costa Rica

Carlos Alvarado, de centro izquierda, gana elecciones en Costa Rica

Su campaña se enfocó en un proyecto a favor del matrimonio igualitario.

Con sorpresiva ventaja en la segunda ronda, el candidato de centro izquierda, del Partido Acción Ciudadana (PAC), se llevó la victoria este domingo en las elecciones presidenciales de Costa Rica.

LEE: ¿Tienen derecho los mexicanos en el extranjero a votar en las elecciones de México?

Carlos Alvarado Quesada, de 38 años, se convertirá en el presidente más joven de la historia moderna del país centroamericano, y su campaña se enfocó, principalmente, en darle cabida a los derechos humanos y en particular a los derechos de homosexuales.

Su campaña, liberal y progresista, no podía distar más que la de su contrincante, conservador y tradicional.

Su contrincante, el candidato de derecha y Fabricio Alvarado Muñoz, de 44 años,  aceptó su derrota antes del conteo final de los votos, pero cuando el 90% del miso ya marcaba una notoria ventaja para el ganador, que no era él.

Ambos jóvenes, ambos con un salto del periodismo a la política, con el mismo apellido sin estar emparentados, mostraron dos lados de los mismos temas de discusión. Fabricio, conservador, se oponía firmemente al matrimonio igualitario y al aborto.

Carlos, de izquierda, acaparó una ventaja con sus alianzas a otros grupos y causas liberales, incluso llegando a llamar a su contrincante “homofóbico” por sus declaraciones, reporta Reuters.

En su discurso de aceptación y de triunfo, Alvarado Quesada envió un mensaje de unión, esperanza y progreso para Costa Rica, a quien declaró en la mirada de medios internacionales, y triunfando al dar una lección de democracia.

“Hoy el mundo nos mira y lanzamos un hermoso mensaje democrático”, dijo al saberse ganador. “Nuestra agenda de igualdad debe buscar igualdad entre hombres y mujeres, adultos mayores, personas con discapacidad y niños y niñas”.

El escritor, rockero, exministro y ahora presidente electo, devolvió para muchos la fe en la democracia en Costa Rica, y su vicepresidenta,  Epsy Campbell, será la primera afrocostarricense en ostentar ese puesto.