China responde a Trump con nuevas tarifas a 128 productos de EE.UU.

China responde a Trump con nuevas tarifas a 128 productos de EE.UU.

Los nuevos aranceles serán aplicados a partir de este lunes a las importaciones a China de productos como cerdos, carne y frutas de EE.UU.

(POLÍTICA PARA MI).- La guerra comercial que desató el presidente Donald Trump con China tomó un nuevo giro después de que Beijing anunció que impondrá tarifas impositivas a 128 productos estadounidenses.

Los nuevos aranceles serán aplicados a partir de este lunes a las importaciones a China desde Estados Unidos a productos como cerdos, carne y fruta hasta tubos de acero por unos $3 mil millones de dólares.

Posible guerra comercial entre EE.UU. y China estremece a Wall Street

El gobierno chino dijo que la imposición de las tarifas son en represalia por las restricciones anunciadas por Trump el mes pasado a las importaciones a EE.UU. de acero y aluminio.

Desde entonces, el mandatario ha eximido a numerosos países aliados de EE.UU., pero no ha no ha negociado eliminarlos para China.

Los ministros de comercio y finanzas chinos dijeron el domingo por la noche que las autoridades están imponiendo aranceles del 15% a 120 productos estadounidenses, como frutas, nueces, vino y tubos de acero, y un 25% a otros ocho productos, incluidos la carne de cerdo y el aluminio reciclado.

Esos productos representan solo una pequeña porción de los cientos de miles de millones de dólares en bienes enviados entre los dos países cada año.

MEDIDAS FUTURAS

Trump también ha anunciado planes para aplicar aranceles sobre productos chinos por alrededor de $60 mil millones de dólares y limitar la inversión china en la industria tecnológica estadounidense.

La administración ha dicho que esas tarifas castigarán a las industrias aeroespaciales, de tecnología y maquinaria chinas, pero no ha anunciado qué productos específicos serán afectados.

Empresas minoristas piden a Trump que no castigue a China con tarifas

Según Trump, el gobierno de EE.UU. ha sido hasta ahora demasiado complaciente al permitir que las firmas chinas robaran la propiedad intelectual y abusaran de las reglas comerciales.

El presidente acusó a China de prácticas comerciales que llevaron al cierre de 60 mil fábricas y la pérdida de 6 millones de empleos en EE.UU.