Mitt Romney no logra el apoyo de su propio partido Republicano

Mitt Romney no logra el apoyo de su propio partido Republicano

Los delegados en la convención republicana de Utah prefirieron al representante estatal Mike Kennedy sobre Romney.

(POLÍTICA PARA MI).- Mitt Romney recibió un duro golpe este fin de semana cuando no pudo asegurarse el apoyo del Partido Republicano en Utah para su candidatura al Senado.

Después de múltiples rondas de votación durante la convención republicana en Utah, Romney, que enfrentaba a otros 11 candidatos, no logró obtener la mayoría de los votos de los delegados.

Los delegados prefirieron al representante estatal Mike Kennedy sobre Romney, del 51% al 49%, respectivamente.

Eso significa que se enfrentará a Kennedy en una primaria el 26 de junio.

Donald Trump apoya la candidatura de Mitt Romney a senador por Utah

Si cualquiera de los candidatos hubiera recibido el 60% de los votos, habrían obtenido la nominación directamente.

Sin embargo, al no obtener la mayoría, Romney tendrá que ganar las primarias de junio para decidir si será el candidato republicano al Senado en las próximas elecciones de noviembre.

DURO REVÉS

Es un revés para el excandidato presidencial y exgobernador de Massachusetts, y demuestra que muchos líderes republicanos de Utah no están listos para aceptarlo como uno de los suyos.

¿Senador Mitt Romney?

Lo ocurrido en la convención republicana también es demostrativo del confuso estado de muchos republicanos que se han opuesto en algún momento al presidente Donald Trump.

Durante la campaña electoral de 2016, Romney volvió a aparecer en el escenario político con un discurso en el que calificó a Trump como un “fraude” y un “truco”.

Los delegados prefirieron al representante estatal Mike Kennedy sobre Romney

Romney tampoco dudó en criticar la respuesta del presidente a los violentos incidentes en Charlottesville, Virginia del año pasado, cuando decenas de neonazis y supremacistas blancos marcharon en la ciudad.

Después de que Trump defendiera a los neonazis, Romney dijo que los comentarios del presidente provocaron que “los racistas se regocijaran”.

Aún así, Trump apoyó la candidatura de Romney al Senado. Pero al mismo tiempo, el presidente fortaleció su influencia sobre los republicanos de Utah.