Agentes fronterizos probarán cámaras corporales en 9 ubicaciones

Agentes fronterizos probarán cámaras corporales en 9 ubicaciones

La agencia señaló que antes de iniciar con las pruebas deberán atender cuestiones de privacidad y lineamientos.

Agentes de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) iniciaron este martes aprobar el uso de cámaras corporales en sus empleados en nueve ubicaciones, lo que podría desencadenar en adoptar el sistema en la agencia del orden más gran del país que también sería la primera agencia federal en utilizar estos dispositivos a gran escala.

CBP había realizado pruebas con cámaras corporales durante todo el 2015, pero se determinó que éstas todavía no era adecuadas para utilizarlas a gran escala debido al alto costo, retos tecnológicos y la necesidad de una aprobación del sindicato.

El análisis de la agencia también concluyó que las cámaras utilizadas en los campos en las que fueron probadas no funcionan bien en las condiciones remotas e inhóspitas en las que muchos agentes de la Patrulla Fronteriza trabajan.

LEE: Cámaras corporales en agentes fronterizos a un paso de hacerse realidad

Sin embargo, ahora la Oficina de Aduanas cree que la tecnología ha avanzado lo suficiente desde las pruebas realizadas en 2015 y las cámaras utilizadas en la nueva prueba serán construidas teniendo en cuenta los retos anteriores.

Autoridades han señalada que los beneficios de las cámaras son el proporcionar evidencia en casos criminales, mejorar el entrenamiento y mejorar el desempeño laborar y responsabilidades.

LEE: Donald Trump amenaza retirar a agentes de inmigración de California

Los agentes federales deberían encender las cámara durante incidentes en los que se involucre el uso de fuerza e interacciones en las que hay una probabilidad de hostilidad o confrontación.

El congreso aprobó durante el última año de la administración Obama, el financiar las pruebas con 5 millones de dólares.

LEE: Gobierno paga $60 millones para encubrir casos de la Patrulla Fronteriza

Sin embargo, CBP señaló que primero se deberán atender las cuestiones de privacidad y lineamientos, además de los costos, mantenimiento, almacenamiento y entrenamiento, antes de que se pueda realizar el lanzamiento de las cámaras.

Las ubicaciones donde se realizarán las pruebas serán, Detroit y Eagle Pass, en Texas; Aeropuerto Internacional Harfield-Jackson en Atlanta; Long Beach, California; una patrulla aérea en Tucson, Arizona; una unidad marítima en West Palm Beach, Florida; y agentes de la Patrulla Fronteriza en Campo, California; Kingsville, Texas; y Las Cruces, Nuevo México.