¿Qué pasará con el TPS de Honduras?

¿Qué pasará con el TPS de Honduras?

El DHS debe decidir antes del domingo si extiende o cancela el alivio migratorio para los hondureños.

(POLÍTICA PARA MI).- Unos 57 mil hondureños esperan ansiosos la decisión del gobierno del presidente Donald Trump sobre si mantendrá o cancelará el Estatus de Protección Temporal (TPS) para inmigrantes de Honduras.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deberá decidir antes del próximo domingo 6 de mayo si prorroga o cancela el programa que otorga a indocumentados provenientes de Honduras el amparo de deportación y un permiso temporal de trabajo.

Salvadoreños y hatianos demandan a Trump por cancelación del TPS

Pero Honduras está sumergido en una profunda crisis política mientras persigue la amenaza de la violencia, factor que podría influir en una decisión favorable hacia los hondureños con el TPS.

Unos 53 legisladores demócratas solicitaron a la administración de Trump que otorgue una nueva prórroga al TPS de Honbduras.

“Las condiciones simplemente no han mejorado lo suficiente para reintegrar de una manera segura y productiva a los beneficiarios en sus comunidades”, dice una carta de los legisladores dirigida a la secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen, difundida este martes.

PROGRAMA FEDERAL

El TPS es un programa federal que durante décadas ha permitido que más de 435 mil inmigrantes de 10 países vivan y trabajen legalmente en Estados Unidos.

A fines de los años 90, miles de centroamericanos buscaron refugio en EE.UU. tras el paso de una serie de huracanes que devastaron la región.

Aunque la mayoría llegó sin documentos, quedaron exentos de la deportación después de que el Congreso estableció el programa TPS en 1990 para proteger a los ciudadanos extranjeros de ser deportados a sus países de origen en medio de inestabilidad y condiciones peligrosas causadas por conflictos armados o desastres naturales.

El TPS de Honduras fue otorgado en enero de 1999 durante el gobierno del expresidente Bill Clinton como respuesta humanitaria tras el paso del huracán Mitch que dejó una estela de muerte en la costa atlántica de Honduras y Nicaragua.

En sus principios, el programa favoreció a unos 89 mil hondureños y más de 6 mil nicaragüenses.

Sin embargo, el TPS de Nicaragua fue cancelado el 6 de noviembre del año pasado y el gobierno les otorgó un último plazo de permanencia hasta el 6 de enero de 2019.

El gobierno argumentó el año pasado que las condiciones de Nicaragua que motivaron el TPS en 1999 ya mejoraron lo suficiente como para cancelar el programa humanitario.

También dijo que el último plazo concedido daba tiempo para que algunos receptores del beneficio pudieran legalizar sus permanencias por otras vías o para abandonar el país.