Trump quiere recortar millones a seguro médico infantil

Trump quiere recortar millones a seguro médico infantil

El presidente pedirá al Congreso una serie de recortes presupuestario por $15 mil millones de dólares.

(POLÍTICA PARA MI).- El presidente Donald Trump pedirá al Congreso una serie de recortes presupuestario por $15 mil millones de dólares que incluye el popular plan de seguro médico para niños conocido como CHIP.

Con los recortes a gastos públicos que habían sido previamente aprobados por el Congreso, Trump pretende acallar el enojo de los legisladores republicanos más conservadores que están disgustados ante el enorme déficit fiscal de este gobierno.

A pesar de amenazas, Trump firma nueva ley de gastos

La Casa Blanca intenta demostrar que goza de austeridad fiscal a una multitud de conservadores escépticos en el Capitolio, según varios republicanos familiarizados con la solicitud.

Casi la mitad de los recortes propuestos por Trump provendrían de dos cuentas dentro del Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP), reveló este lunes el diario The Washington Post.

Funcionarios de la Casa Blanca aseguran que el monto del recorte expiró el año pasado o no se espera que sean aprovechados este año.

Un recorte adicional de $800 millones provendría del dinero creado por la ley de 2010 de Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare.

MÁS DE 30 PROGRAMAS

En total, el gobierno de Trump está proponiendo al Congreso que recorte o elimine más de 30 programas, un proceso de devolución de dinero que había sido previamente autorizado.

Se espera que la administración envíe la propuesta este martes, indicó por su parte el sitio de noticias Politico.

Una vez que la Casa Blanca envía la solicitud al Congreso, los legisladores tienen 45 días para votar sobre el plan o una versión reducida por votación simple de la mayoría.

Demócratas presentan sus demandas ante amenaza de cierre del gobierno

Debido al proceso  a seguir cada vez que el presidente presenta una solicitud de rescisión, ese gasto se congela automáticamente durante esos 45 días legislativos.

El director de la Oficina Nacional de Presupuesto, (OMB), Mick Mulvaney, dijo en abril que esperaba una votación en la Cámara antes del receso del 4 de julio.

En una concesión a ciertos líderes republicanos,  el gobierno de Trump ya no tratará de gastar lo asignado en el proyecto general de presupuesto de este año, que fue negociado minuciosamente entre ambas partes del Congreso.

En cambio, los $15 mil millones provendrán de programas de varios años en los que todavía hay dinero que no se ha gastado.

Sin embargo, con un límite de 51 votos, muchos en el Capitolio dudan de si el Senado dividido estrechamente firmará los recortes de gastos.

Si el Congreso lo aprueba, las reducciones representarían menos del 0.4% del gasto total del gobierno de 2018.