Niño con su madre y agente de Patrulla Fronteriza

¿Qué pasa con los niños inmigrantes arrancados de sus padres?

Los niños son etiquetados “menores no acompañados” y enviados a la custodia del gobierno.

(POLÍTICA PARA MI).- Ocho niños que fueron arrebatados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México se encuentran ahora en un centro de Long Island, Nueva York.

Los menores de edad llegaron allí no por su elección o la de sus padres, sino porque la agencia que los aloja tenía camas disponibles.

“Nada menos que una prisión”, dice legislador sobre centro de niños

Son niños y niñas de entre 6 y 12 años que llegaron a la frontera desde Centroamérica y permanecen desde hace un mes en MercyFirst, una agencia de servicios residenciales dirigida por las Hermanas de la Misericordia.

Para llegar a EE.UU, estos niños caminaron unas 1,700 millas.

“Los niños son muy resistentes, pero a un niño no le cuesta mucho comenzar a llorar y extrañar a su madre”, dijo Gerard McCaffery, presidente de MercyFirst.

McCaffery no ofreció mayores detalles de los ocho niños, pero la situación es un ejemplo más de las tristes consecuencias de la política migratoria de “cero tolerancia” del gobierno del presidente Donald Trump.

Decenas de padres son divididos de sus hijos cada día. Los niños son etiquetados como “menores no acompañados” y enviados a la custodia del gobierno. Los padres, clasificados como “delincuentes”, son llevados a la cárcel.

45 NIÑOS ARRANCADOS DE SUS PADRES CADA DÍA

La política de la administración Trump ha conducido a la separación unos 1,995 niños de familias que cruzaron la frontera sin documentos migratorios desde el 18 de abril hasta el 31 de mayo de este año, según informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Eso significa un promedio de 45 niños que son arrancados de sus padres cada día.

“Son niños encarcelados”, dice periodista sobre centro de detención

Debido a la asombrosa cantidad de niños arrebatados de sus padres las autoridades federales luchan por alojarlos en centros cerca de la frontera, pero estos lugares ya no dan abasto.

Una fuente familiarizada con el proceso lo ha calificado de “impulsador de crisis“, y dijo que los niños son enviados a las instalaciones con espacio disponible, y esas camas se han llenado rápidamente.

Bajo la ley federal, los niños inmigrantres no acompañados son enviados a la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR), que es parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

La ORR es responsable de identificar y examinar al pariente más cercano o amigo de la familia que vive en EE. UU. para entregarle el niño.

¿QUÉ PASA CON LOS NIÑOS?

El gobierno de Trump asegura que los menores pueden ser puestos en un refugio para niños o serán cuidados por una familia sustituta.

Pero la administración no ha dado más detalles sobre el proceso, ni cómo se decide el cuidado del menor.

Crece la ola de críticas a Trump por separar a familias inmigrantes

Según la administración, el DHS y el HHS “pueden tomar los pasos necesarios para facilitar la reunificación” de los niños con sus padres, pero no explica cuándo, cómo y dónde, ni qué gestiones debe llevar a cabo el padre para que haya una reunificación.

A los padres les están dando un panfleto que se llama “Los próximos pasos para las familias” con un formulario que hace referencia a un puñado de acrónimos burocráticos y ofrece tres “acciones” principales para ayudar a los padres a ubicar a sus hijos después de que se separan.

El folleto recomienda que los padres llamen a la agencia de Servicios de Inmigración y Aduanas (ICE), o que llamen a la línea directa para padres de la ORR o envíen un correo electrónico a las dos organizaciones para localizar a sus hijos.

El DHS ha señalado que la reunificación puede darse una vez el padre o tutor finaliza el proceso judicial criminal por entrada ilegal.

Pero se desconoce el tiempo que puede tardar un proceso y si todos los casos serán juzgados de la misma manera.