inmigrantes en centros de detención de ICE

Juez federal ordena que solicitantes de asilo esperen en libertad

Pide a ICE que vuelva a las reglas firmadas por Obama en 2009

Un juez federal dictó un fuerte revés la noche del lunes para la política cero tolerancia del presidente Donald Trump al ordenar que el gobierno debe considerar dar libertad condicional a los inmigrantes que llegaron al país solicitando asilo. Así vivirían en Estados Unidos mientras sus casos son procesados.

El juez James E. Boasberg mostró que en cinco localidades de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) los casos de libertad condicional son casi nulos, lo que demuestra que dejaron de hacer análisis individuales de los casos y simplemente están negando directamente las solicitudes de libertad condicional.

Resaltó que esto viola la política de 2009 del propio ICE y que se debe volver a esas reglas.

“La decisión de hoy tendrá un fuerte impacto en los solicitantes de asilo que no representan un riesgo y que están languideciendo en los centros de detención”, declaró el director de Human Rights First, Hardy Vieux, una de las organizaciones que ha velado por los derechos de estos inmigrantes.

Este caso representa una segunda esperanza para las familias que huyeron de sus países buscando las garantías sociales de Estados Unidos, pero fueron separadas de sus niños al entrar al país y llevadas a diferentes centros de detención hasta que el mes pasado y ante la presión de activistas, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para terminar con esa práctica y mantener a las familias unidas, aunque fuera presas.

LEE: ¿Cómo impactan a los inmigrantes los cambios en las políticas de asilo?

Boasberg, quien tomó el cargo en la era Obama para la Corte Federal de de Distrito en Washington D.C., dijo que la política del 2009 les otorga ciertos derechos a los solicitantes de asilo político y que para que el gobierno de Trump pudiera cambiarla necesitaría pasar por el proceso legislativo acostumbrado.

Desde marzo del 2018 la Unión de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos de derechos civiles  presentaron una demanda ante el Tribunal federal del Distrito en Washington, en ese momento lo hicieron en nombre de nueve solicitantes de asilo de Haití, Cuba, Venezuela y otros países, pero subrayaron que ya había más de mil casos pendientes.

¿QUIÉN PUEDE PEDIR ASILO?

El estatus migratorio del asilo es otorgado a personas que temen ser perseguidos por su raza, religión, nacionalidad u opiniones políticas si se ven obligados a regresar a su país de origen.

Los solicitantes de asilo son entrevistados por un agente del DHS para determinar si tiene un “temor creíble” de regresar a su hogar. Luego se les permite presentar su caso ante un juez de inmigración.

LEE: ¿Qué requisitos se necesitan para pedir asilo en EE.UU.?

Según una directiva de la agencia de Servicios de Inmigración y Aduanas (ICE) de 2009, los que cruzan la frontera y solicitan asilo y tienen un “temor creíble” de persecución o tortura en sus países de origen, pueden ser liberados caso por caso por razones humanitarias. Así la administración de Barack Obama instituyó la política que facilitó la libertad condicional de los solicitantes mientras se deciden sus casos.

Sin embargo, bajo el gobierno de Trump, el número de solicitantes de asilo que recibieron libertad condicional se ha reducido a casi cero en cinco oficinas locales clave de ICE: Detroit; El Paso, Texas; Los Ángeles; Newark, Nueva Jersey; y Filadelfia.