Trump lanza nueva guerra de palabras con Alemania en la OTAN

Trump lanza nueva guerra de palabras con Alemania en la OTAN

El altercado verbal entre Trump y Merkel no impidió la aprobación de duras medidas de la OTAN para defenderse de Rusia.

(POLÍTICA PARA MI).- El presidente Donald Trump y la canciller de Alemania, Angela Merkel se enfrentaron este miércoles con duras palabras en Bruselas donde los dos participan en una cumbre de la Organización para el Atlántico Norte, (OTAN).

La confrontación entre los dos líderes fue iniciada por Trump, al declarar que Alemania estaba “totalmente controlada por Rusia” debido al alto nivel de gas natural que importaba, y esto era “algo malo para la OTAN”.

Tras cumbre con Trump, Merkel expresa su desencanto

Merkel arremetió contra la extraordinaria diatriba del mandatario estadounidense y comparó la actual independencia alemana con el tiempo cuando ella creció en la antigua Alemania del Este.

Pero el altercado verbal entre los dos líderes no impidió la aprobación durante la cumbre de un paquete de duras medidas para mejorar la capacidad de la alianza para defenderse contra Rusia.

Los líderes de la OTAN, incluido el presidente Trump, aprobaron un amplio conjunto de planes para reforzar las defensas contra Rusia y el terrorismo.

También reiteraron su promesa de aumentar el gasto en defensa, y de incrementar sus esfuerzos por combatir el terrorismo en Medio Oriente.

TRUMP NO PIERDE TIEMPO

Pero al inicio de su primera reunión en Bruselas, Trump no perdió tiempo para lanzar su ofensiva en contra de Merkel.

“Alemania, en lo que a mí respecta, está cautiva a Rusia porque está recibiendo gran parte de su energía de Rusia”, dijo Trump al Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, en un encendido intercambio al frente de las cámaras que fue uno de los más duros en la historia de la alianza.

Trump rehúsa darse la mano con Merkel

“Tenemos que hablar sobre los miles de millones y miles de millones de dólares que se le están pagando al país del que se supone que debemos protegerlo”, dijo Trump, refiriéndose a las compras europeas de gas natural ruso.

En un lenguaje menos agresivo que el del presidente de EE.UU., Merkel señaló que no necesitaba lecciones sobre cómo lidiar con regímenes autoritarios, recordando que había sido criada en Alemania Oriental cuando era parte de la esfera de influencia de la Unión Soviética.

“Yo misma experimenté que una parte de Alemania que estaba controlada por la Unión Soviética, y estoy muy feliz hoy de que estamos unidos en la libertad como la República Federal de Alemania“, dijo Merkel a los periodistas cuando ingresó a la OTAN.

“Decidimos nuestras propias políticas y tomamos nuestras propias decisiones”, aseguró la canciller alemana.

Merkel también defendió la contribución de su país a la alianza occidental.

Posteriormente, Trump hizo comentarios más conciliadores después de que él y Merkel se reunieron en el marco de la cumbre en Bruselas del miércoles.