Además de Francia, la inmigración ganó en la Copa Mundial

Además de Francia, la inmigración ganó en la Copa Mundial

La abundancia de rostros negros dentro del equipo francés fue particularmente notable durante el campeonato de fútbol.

(POLÍTICA PARA MI).- Mucho antes de su electrizante victoria por 4-2 frente a Croacia en la Copa Mundial de fútbol, el equipo de Francia ya había llamado la atención.

La abundancia de rostros negros dentro de la escuadra francesa, que representó a un país predominantemente blanco, fue particularmente notable, sobre todo por el sentimiento antiinmigrante que reina en Francia contra los inmigrantes con raíces africanas.

15 de los 23 jugadores del escuadrón nacional tienen sus raíces en África, principalmente de las colonias francesas.

Política y deporte se entremezclan en la Copa Mundial de fútbol

Entre ellos, a sus 19 años, Kylian Mbappe,  cuya madre es de Argelia y su padre de Camerún, se convirtió en el jugador más joven que golea en una final de Mundial desde que Pelé lo hizo a los 17 años en 1958.

Su actuación en el torneo fue decisiva para el equipo francés.

CELEBRACIÓN TOTAL

Pero sin importar la composición racial del equipo, toda Francia celebró el triunfo tras la final. El pueblo francés se volcó a las calles, los autos tocaban sus bocinas y bombas de humo lanzaban nubes azules, rojas y blancas al aire.

Mujeres con hiyab vitorearon junto a un sacerdote católico, y la gente entonó “La Marsellesa“, el himno nacional francés, mientras algunos se abrazaban y otros subieron a los tejados, para ondear las banderas, según narró el diario The New York Times.

No solo fue Francia, quien ganó la Copa Mundial. También lo hizo la inmigración.

POR SEGUNDA VEZ EN SU HISTORIA FRANCIA ES CAMPEÓN DEL MUNDIAL

La composición panafricana del equipo francés contribuyó a la unidad racial, incluso entre fanáticos del fútbol europeo que han coreado consignas racistas desagradables contra los jugadores negros.

“De vez en cuando, estamos unidos, somos un país, un pueblo”, dijo a The Times Linda Bourja, de 41 años, quien pospuso sus vacaciones de verano en Bretaña para ver la final en Bondy, el suburbio predominantemente inmigrante en las afueras de París, donde creció Mbappe.

“Eso no sucede muy a menudo, es cierto, debería suceder más, es verdad”, agregó. “Pero hoy es un día para todos nosotros, para Mbappé, para Bondy, para Francia, de donde sea que vengamos”.

SENTIMIENTO ANTIINMIGRANTE

El sentimiento antiinmigrante se ha apoderado de los franceses en las últimas dos décadas y ha sido motivo de intensos enfrentamientos.

En 2005, la inquietud racial y urbana se apoderó de los proyectos de viviendas suburbanas fuera de París a raíz de la muerte de dos adolescentes que fueron electrocutados en una subestación después de ser perseguidos por la policía.

Disturbios en Nantes y Toulouse en protesta por la muerte de un manifestante

Justo el mes pasado, se desataron disturbios en la ciudad francesa de Nantes, a dos horas de París, después de que un joven inmigrante guineano fuera baleado y asesinado tras ser detenido por la policía.