Cómo el gobierno podría despojar de la ciudadanía a miles de inmigrantes

Cómo el gobierno podría despojar de la ciudadanía a miles de inmigrantes

Como parte de la iniciativa “Operación Janus”, USCIS revisará todas las solicitudes de naturalización aprobadas desde 1990.

(POLÍTICA PARA MI).- Una nueva avanzada ha sido lanzada por el gobierno del presidente Donald Trump para despojar de la ciudadanía a millones de inmigrantes naturalizados desde 1990.

Lee Francis Cissna, director de la agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), dijo a la agencia de Prensa Asociada (AP) que estaba contratando a varias docenas de abogados y oficiales de inmigración para revisar casos de inmigrantes que fueron ordenados a ser deportados y sospechosos de usar identidades falsas para obtener sus Green Cards y la ciudadanía a través de la naturalización.

La nueva iniciativa denominada “Operación Janus” funciona en principio como una nueva política migratoria relativamente agresiva y que por la ley no puede ser arbitraria.

Agentes de USCIS tendrán “total discreción” para rechazar solicitudes

Pero no está claro si el nuevo grupo de trabajo revisará las 17 millones de peticiones de naturalización aprobadas entre 1990 y 2016, pero Cissna predijo que varios miles de casos probablemente serán referidos para la desnaturalización.

“La creación de la fuerza especial de trabajo en sí está deshaciendo la naturalización de los más de 20 millones de ciudadanos naturalizados en la población estadounidense quitándoles su asunción de permanencia”, escribió recientemente la autora Masha Gessen.

“Todos ellos, todos nosotros, somos ciudadanos de segunda clase ahora”, agregó la columnista de la revista The New Yorker.

PROTECCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

El convertirse en ciudadano debería de significar disfrutar del mismo estatus que cualquier estadounidense y gozar de la plena protección que brinda la Constitución: derecho al voto, derecho a servir en las fuerzas armadas, derecho a vivir donde desee.

Sin embargo, el gobierno tiene el poder de quitarle la ciudadanía a los naturalizados, autoridad que la administración de Trump tiene la intención de usar para identificar y desnaturalizar a las personas que consideran que obtuvieron su ciudadanía basándose en el fraude.

Según USCIS, Estados Unidos ya no es una nación de inmigrantes

La desnaturalización no es de por sí un preludio a la deportación, ni tampoco  hace elegibles a los desnaturalizados para ser expulsados del país. Pero perder la ciudadanía sí abre la puerta a la posibilidad de ser deportado, al ser despojado de la única protección infalible contra la deportación que tiene un inmigrante.

“Todos ellos, todos nosotros, somos ciudadanos de segunda clase ahora”

Estas son las dos razones que puede usar el gobierno para despojar de la ciudadanía a un naturalizado:

1. Si obtuvo su ciudadanía ilegalmente, es decir, no cumplió con los requisitos

2. Si mintió u ocultó algo durante el proceso de ciudadanía relevante para su caso.

El gobierno también tiene la opción de acusar criminalmente a alguien por fraude en la naturalización.

Si la administración prevalece en la corte, el inmigrante vuelve a pasar de ser un ciudadano estadounidense a ser un residente permanente legal (titular de la Green Card).

Los residentes permanentes pueden ser privados de su estatus legal, y deportados, sin una audiencia judicial, si se descubre que violan los términos de su estado, como por ejemplo, la comisión de ciertos delitos.

 

Inmigración, Ciudadanía, Inmigración, naturalización