Inmigrantes en estación de autobus e McAllen, Texas

¿Es McAllen, Texas la nueva Isla Ellis de Estados Unidos?

Una terminal de autobuses en la ciudad del sur de Texas se ha convertido en puerto de entrada a EE.UU., reporta el diario The New York Times.

(POLÍTICA PARA MI).- ¿Es McAllen, Texas la nueva Isla Ellis en Estados Unidos?

Hulton Archive/Getty Images

Así lo afirma el diario The New York Times en un reporte que cuenta la forma en que una estación de autobuses en la ciudad del sur de Texas se ha convertido en puerta de entrada a EE.UU. para miles de inmigrantes que, tras ser detenidos, permanecerán en el país mientras progresan sus casos ante una corte de Inmigración.

La estación tiene sus similitudes con la Isla Ellis, ya que es un portal de entrada a EE.UU.

Mujeres embarazadas detenidas por ICE abortan sin atención médica

Pero a diferencia de la isla entre Nueva York y Nueva Jersey, los inmigrantes en McAllen fueron encarcelados por las autoridades migratorias cuando llegaron sin papeles a la frontera.

Entre 1892 y 1954, la estación de inmigración en la Isla Ellis fue el principal puerto de entrada para más de 12 millones de extranjeros que inmigraron a EE.UU., y el lugar donde eran minuciosamente inspeccionados antes de poner pie en territorio estadounidense.

“En nuestro país, el estado de la economía hace que sea muy difícil vivir”

En la isla, los agentes de inmigración revisaban a cerca de 5,000 inmigrantes provenientes mayormente del este, sur y centro de Europa.

Entre la generación que llegó a la Isla Ellis, se encontraban judíos que escapaban de la opresión política y económica en la Rusia zarista y en Europa oriental, y los italianos escapaban de la pobreza en su país.

También hubo polacos, húngaros, checos, serbios, eslovacos y griegos, junto con no europeos de Siria, Turquía y Armenia.

LOS QUE LLEGAN AHORA

Ahora en McAllen, la mayoría de los inmigrantes llegan a la frontera huyendo a la violencia en sus países centroamericanos y son detenidos en instalaciones federales de varias  ciudades del sur de Texas.

Los que llegan ahora a EE.UU. por Texas son de Guatemala, Honduras y El Salvador, algunos de los lugares más violentos, empobrecidos y caóticos del mundo.

“Esta es la idea de la inmigración: ven aquí y haz un cambio para mejor, ¿verdad?”

Tras ser liberados, muchos viajan en autobuses contratados por el gobierno que los dejan en el centro de la estación central de McAllen, según indica The Times.

Allí hacen cola, obtienen sus boletos de autobús y luego caminan hacia un centro de servicios de inmigrantes cercano administrado por Catholic Charities.

Los inmigrantes regresan más tarde a la terminal para abordar los autobuses a ciudades de todo el país, donde la mayoría se unirá a familiares que ya viven en EE.UU.

VIOLENCIA, POBREZA Y PANDILLAS

Varios de ellos dijeron a The New York Times que vinieron a EE.UU. para escapar de la violencia, la pobreza o las pandillas en sus países de origen.

“En nuestro país, el estado de la economía hace que sea muy difícil vivir”, dijo al Times una mujer de 36 años y madre de cuatro hijos, que viajó con sus hijos desde Olancho, Honduras, durante 33 días y casi 2,000 millas.

“Hemos visto otros casos de personas que han tenido éxito aquí, así que estamos intentándolo también. Esta es la idea de la inmigración: ven aquí y haz un cambio para mejor, ¿verdad?”, agregó la mujer.

La mayoría de los migrantes que llegan a la terminal han estado detenidos solo unos días, en gran parte porque no tenían antecedentes penales.

Todos llevan monitores de tobillo para que las autoridades puedan rastrear su paradero mientras sus casos avanzan a través del sistema judicial de inmigración.

Algunos han solicitado asilo por temor a la persecución en sus países de origen.