Ted Cruz en el Capitolio

Ted Cruz aboga por mantener a las familias en centros de detención

Junto a otros 2 legisladores republicanos, el senador de Texas propone la modificación del decreto de consentimiento Flores v. Reno.

(POLÍTICA PARA MI).- El senador de Texas Ted Cruz y otros dos legisladores republicanos pidieron la derogación del decreto Flores v Reno que impide que los niños migrantes sean sean mantenidos en centros de detención indefinidamente tras entrar a Estados Unidos sin documentos.

Cruz, el senador de Iowa Chuck Grassley y Thom Tillis de Carolina del Norte, publicaron el domingo un artículo en el diario USA Today en el que plantean que la modificación del acuerdo de Flores es la única solución a la separación de familias en la frontera.

¿Cómo vivirán los niños inmigrantes si son llevados a bases militares?

Al igual que argumentó el gobierno del presidente Donald Trump para justificar que los niños fueron arrancados de sus padres en la frontera, los tres senadores republicanos denunciaron que el acuerdo Flores v Reno impide que sean puestas en efecto las leyes de inmigración.

“Esa decisión, que fue confirmada por la corte de Apelaciones del Noveno Circuito, obliga efectivamente a las autoridades federales de inmigración a tomar una dura decisión: separar familias liberando solo a los niños después de 20 días o mantener unidas a las familias y liberarlas en EE.UU.”, dice el artículo de los tres legisladores republicanos.

Ninguna de esas opciones “es una buena opción”, expresan Cruz, Grassley y Tillis. “No deberíamos tener que elegir entre desgarrar a los niños de sus padres y hacer cumplir el sistema legal de inmigración de nuestra nación”.

DECRETO DE CONSENTIMIENTO

Reno v Flores fue un caso de 1993 en el que la Corte Suprema sostuvo que las regulaciones de los servicios de inmigración y naturalización respecto a la liberación de menores no acompañados no violan la Cláusula del Debido Proceso de la Constitución.

El Tribunal Supremo remitió luego el asunto a una corte federal en California, donde las partes en conflicto acordaron en 1997 un decreto de consentimiento en el el gobierno se comprometió a implementar ciertas normas para la detención, tratamiento y liberación de menores migrantes.

Refugios para niños migrantes: una “mina de oro” para los depredadores

El decreto exige que las autoridades liberen a los niños migrantes a los 20 días de su custodia y los coloque con familiares en EE.UU. o personas que puedan patrocinarlos.

Hasta el día de hoy, esa corte del centro de California continúa la supervisión del decreto de consentimiento.

MODIFICACIÓN

Cruz, Grassley y Tillis argumentan que Flores tiene sus lados buenos.

“Por ejemplo, Flores requirió, entre otras cosas, ciertos estándares mínimos de cuidado para niños extranjeros no acompañados mientras se encontraban bajo custodia federal”, indica el escrito de los tres republicanos.

“No deberíamos tener que elegir entre desgarrar a los niños de sus padres y hacer cumplir el sistema legal de inmigración de nuestra nación” –Cruz, Grassley y Tillis

“Nadie está en desacuerdo con que todas las personas bajo custodia federal deben ser tratadas humanamente”, agregaron.

¿Qué pasará ahora con los más de 700 niños que no fueron reunificados?

Sin embargo, los senadores consideraron que se debe enmendar el decreto de manera que sigan vigentes las normas de atención requeridas para los menores no acompañados, “pero las autoridades federales tendrían la capacidad de mantener a las familias unidas en espera del resultado de su caso de inmigración”.

Los tres legisladores no indican el tiempo límite en que las familias estarían bajo custodia federal mientras se deciden sus casos de deportación.

“El Congreso necesita codificar los altos estándares humanitarios que esperamos para tratar a las familias mientras se mantienen bajo custodia federal en centros residenciales familiares”, plantean además.

Los tres legisladores también propusieron que el Congreso autorice y destine dinero “para más jueces de inmigración, para que los casos puedan ser resueltos y resueltos rápidamente”.

“La solución de estos problemas pondrá fin a esta crisis y devolverá la integridad al sistema de inmigración legal de nuestra nación”, agregaron Cruz, Grassley y Tillis.