NIños

Tras denuncias de abuso, juez ordena sacar a niños de centro de detención

Una corte federal concluyó que en un recinto en Manvel, Texas, el personal forzó medicamentos psiquiátricos a los niños migrantes.

(POLÍTICA PARA MI).- Una jueza federal ordenó al gobierno del presidente Donald Trump que transfiera a todos los niños inmigrantes alojados en un centro de detención de Texas tras denuncias de abuso contra los menores.

La jueza Dolly Gee dictaminó que los empleados del Centro Residencial de Tratamiento Shiloh en Manvel, Texas, administraron poderosas drogas psiquiátricas a menores sin el consentimiento de sus padres, mantuvieron a algunos niños en un encierro excesivamente restrictivo, y les prohibieron realizar llamadas privadas.

¿Qué pasa con los niños inmigrantes arrancados de sus padres?

Gee no pidió el cierre de las instalaciones, sino que ordenó una serie de cambios para mejorar las condiciones de vida de los niños migrantes.

La jueza también pidió a las autoridades federales que trasladen a los menores a otro albergue, a menos que un psiquiatra evalúe a cada uno y corrobore que sí representan un riesgo para sí mismos y para los demás.

A los niños se les dijo que no serían liberados o que no verían a sus padres si no tomaban los medicamentos

La decisión de la magistrada responde a la demanda colectiva presentada en abril en California que alega que los niños indocumentados han sido retenidos e inyectados con drogas psiquiátricas y otros medicamentos.

Además, la demanda agrega que a los niños se les dijo que no serían liberados o que no verían a sus padres si no tomaban los medicamentos.

Las acusaciones en los documentos, así como informes recientes de inspección de instalaciones y otras demandas van desde condiciones insalubres y monitoreo invasivo de correos y llamadas telefónicas a habitaciones sin aire acondicionado en veranos calurosos en Texas, y la dosificación de cócteles de drogas psicotrópicas disfrazados de vitaminas.

Los niños relataron que se los mantenía presionados para recibir inyecciones forzosas, que según los registros médicos son poderosos antipsicóticos y sedantes.

VIOLACIÓN DEL DECRETO FLORES V. RENO

La resolución de la jueza Gee de este lunes advierte que el centro viola el Acuerdo Flores de 1997 que establece las condiciones que deben reunir los centros de detención de niños migrantes  no acompañados o que fueron separados de sus padres en  la frontera.

Ted Cruz aboga por mantener a las familias en centros de detención

La instalación de Manvel es contratada y supervisada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, (HHS), que dice que Shiloh, y otros centros similares, son lugares “seguros” que se necesitan para detener a menores con problemas de salud mental o que presentan otros riesgos de seguridad.

Entre los cambios al centro ordenados por Gee figura el requisito de tener consentimiento expreso de los padres o guardianes para el suministro de medicamentos psicotrópicos, permitir que los menores puedan hacer llamadas telefónicas y que tengan tiempo libre.

La decisión de Gee se produce días después de que el gobierno del presidente Trump incumpliera el plazo impuesto por otro juez federal, Dana Sabraw, para reunificar a todos los niños migrantes separados de sus padres.

Esos niños son un total de 2,500, pero la administración solo logró reunir a 1,8000.