San Diego, muro fronterizo, protesta

El “muro invisible” que ya construyó el gobierno de Trump

Con órdenes ejecutivas, ajustes de políticas, y cambios burocráticos, la Casa Blanca de Trump ha logrado detener la inmigración a EE.UU.

(POLÍTICA YA). – El presidente Donald Trump aún no ha logrado que el Congreso le asigne los fondos para el muro fronterizo que fue pieza central de su campaña en 2016.

Sin embargo, con un montón de órdenes ejecutivas, ajustes de políticas, memorandos, y cambios burocráticos, la Casa Blanca de Trump ha conseguido erigir un “muro invisible” que está deteniendo la inmigración a Estados Unidos.

USCIS EMPIEZA A DENEGAR SOLICITUDES DE VISA CON ERRORES

Con esa serie de medidas administrativas, el gobierno ha restringido lenta, pero deliberadamente, la inmigración legal, limitando la entrada de turistas y estudiantes que eligen venir a EE.UU., así como en la inmigración basada en el empleo, familiar y humanitaria.

Las nuevas exigencias sobre las solicitudes para visas y la “Green Card”, rechazo de pedidos de pasaportes a ciudadanos estadounidenses, desnaturalización de miles de inmigrantes, entre otras medidas, son parte del muro invisible que ha construido la administración de Trump.

LOS LADRILLOS 

Un informe reciente de la Asociación de Abogados de Inmigración, detalla los “ladrillos” o partes que componen el muro invisible de Trump: vetos migratorios, políticas para detener o hacer más lento el proceso de admisión de trabajadores profesionales, impedimentos para la naturalización, congelación de solicitudes de beneficios, entre otros.

“Desde el comienzo del mandato del presidente Trump, la administración ha trabajado para implementar bloqueos onerosos e innecesarios a la entrada de ciudadanos extranjeros en los Estados Unidos”, dice el informe.

DECONSTRUYENDO EL MURO INVISIBLE: Cómo los cambios de política por parte de la administración Trump se están frenando y restringiendo la inmigración legal

El informe desglosa los cambios de la administración en políticas y procedimientos en seis amplias categorías, que cubren temas que van desde la prohibición de viajar y la investigación exhaustiva hasta la creciente acumulación de beneficios de los inmigrantes y los nuevos obstáculos a la naturalización para los soldados nacidos en el extranjero.

“La administración ha adoptado docenas de políticas y procedimientos que se están desacelerando, o incluso deteniendo la inmigración legal, sin ninguna acción del Congreso”, dice el estudio.

MENOS VIAJES, MENOS ESTUDIANTES

El documento agrega que los beneficios humanitarios se están eliminando o reduciendo, dañando permanentemente la reputación de nuestra nación como un refugio para los perseguidos.

Además, “las familias se ven obligadas a permanecer separadas por largos períodos de tiempo debido a nuevos procedimientos de investigación y cambios de política que desvían los recursos de adjudicación de las aplicaciones basadas en la familia”.

GOBIERNO DE TRUMP NIEGA PASAPORTES A CIUDADANOS LATINOS EN LA FRONTERA

Como resultado, ha declinado notablemente el número de visas H-1B, que permite la inmigración de trabajadores profesionales, como también se ha reducido el viaje de extranjeros a EE.UU.

Durante los primeros nueve meses de 2017, los viajes al país disminuyeron en cerca del 4%, y para el año académico actual, la matrícula de estudiantes internacionales en universidades estadounidenses también cayó en un 4%.

Con el fin del programa de Acción Diferida para Llegadas en la Infancia, (DACA), el recorte al número de refugiados admitidos en más del 50%, y la terminación de los beneficios de Estatus de Protección Temporal (TPS), EE.UU. ha dejado de ser el otrora faro de seguridad y protección internacional, apunta el informe de los abogados de inmigración.

Inmigración, Inmigración