Ciudadanos se enfrentan a problemas durante votaciones

Ciudadanos se enfrentan a problemas durante votaciones

Se reportaron largas esperas y fallas

La jornada de votaciones no ha pasado sin incidentes este 6 de noviembre. Desde casillas cerradas a errores en el sistema, votantes han tenido que esforzarse para ejercer su derecho.

En el condado Gwinnett, de Georgia, en 4 precintos de 156, hubieron fallas que provocaron largas esperas. Asimismo, algunas de las máquinas para votar en Carolina del Sur no contaban con energía o aditamentos que requerían para funcionar.

LEE: ¿Por qué los demócratas tienen un burro de símbolo y los republicanos un elefante?

En el condado Allegheny, en Pensilvania, mismo que abarca Pittsburgh, al menos cuatro ubicaciones para votar cambiaron en los últimos dos días.

En Chandler, un condado de Phoenix, Arizona, los ciudadanos que acudieron a una de sus ubicaciones para votar se encontraron con el edificio cerrado y un anuncio que indicaba que permanecería cerrado a causa de un adeudo en el arrendamiento. Las casillas abrieron un poco más tarde.

Los problemas en los días de elecciones no son nada nuevo, y conocer un verdadero número de incidencias es algo que tomará días, si no semanas, pero los primeros reportes no han demorado en aparecer.

LEE: 13 científicos son candidatos para el Congreso

De acuerdo a New York Times, las líneas de atención ya han superado las llamadas de 2014, durante las elecciones de término medio de la anterior administración.

La Lawyers’ Committee for Civil Rights Under Law, una organización no gubernamental que supervisa el funcionamiento de 20 centros de atención a votantes, dice que para el mediodía del martes ya habían más que duplicado las llamadas de atención de 2014, con 12 mil solicitudes.

Cuatro estados destacaron en una jornada problemática.

Georgia, en su contienda reñida entre la Demócrata Stacey Abrams y Brian Kemp, quien es también secretario de estado y supervisor de las elecciones, ha tenido un proceso lleno de complicaciones, con ambos lados acusándose de faltas.

LEE: 11 candidatos que podrían cambiar la historia de Estados Unidos

Además de ello, hubo largas filas para votar, pero nada que no se resolviera con tiempo, excepto por uno que otro caso, como en el condado Gwinnett y las casillas con problemas técnicos, que llevaron a algunos votantes a pasar hasta 5 horas de espera.

Algunos reportaron haber rechazado boletas temporales para marcar por temor a que no fueran contabilizadas. Muchos se refirieron a esto como “represión”.

Organismos dijeron que cuando se llevan tanto tiempo usando, es normal que algunas máquinas fallen, sin embargo, restaría verificar si las máquinas solo fallan en ciertas regiones y no en otras.

En Arizona, algunos organismos observadores reportaron retrasos en algunas zonas a causa de la lenta impresión de boletas, provocando que muchos votantes fueran rechazados o forzados a esperar horas.

LEE: Este martes son las elecciones intermedias, ¿qué está en juego?

Estos problemas afectaron 4 centros de votaciones donde la mayoría de los ciudadanos que acudieron a votar eran minorías: latinos, nativoamericanos y africoamericanos, en particular.

En Carolina del Sur se reportaron problemas con las máquinas para votar, pero nada que no fuera resuelto pronto, de acuerdo a oficiales.

Sin Emargo, New York Times resalta que todos estos problemas solo exasperan a los votantes que de por sí tienen conflictos con el sistema electoral a raíz de las elecciones de 2016. Los comentarios de Trump sobre mandar a “agentes de seguridad a vigilar que no haya VOTACIONES ILEGALES” no ayuda.

Elecciones, Elecciones