GM y Trump

Trump prometió empleos pero el caso de GM muestra otra realidad

GM despedirá a 15 mil empleados y cerrará 5 fábricas

Este lunes, General Motors reveló que despediría al 15% de su personal, incluyendo ejecutivos, y que cerraría cinco plantas en los Estados Unidos y Canadá, a menos de un año desde que Donald Trump redujo considerablemente impuestos para ellos con el fin de cumplir una promesa de campaña: regresar los empleos al país.

Este verano, durante una visita a Youngtown, Ohio, uno de los hogares de una planta de GM elegida para ser clausurada, Donald Trump aseguró a sus residentes que devolverían los empleos a la región, pidiéndoles a todos que “no vendieran sus casas” pues los trabajos “estaban por volver”

Meses más tarde, el pueblo enfrenta un cierre que lo cambiaría por completo

LEE: General Motors cerrará 5 plantas y despedirá al 15% de sus empleados

Hasta ahora, parecía que el presidente Donald Trump había hecho un buen trabajo de dinamizar la economía estadounidense, específicamente en lo que respecta a los empleos. Legítimamente o no, ha sido elogiado por un bajo nivel de desempleo, ahora en un 3,7%, un mínimo de 49 años. Si bien los críticos liberales argumentan que él es simplemente el beneficiario de las políticas económicas inteligentes de la administración de Obama, es difícil decir definitivamente cuál es el motor.

Sin embargo, el nuevo anuncio de GM parece ser el más fuerte presagio de que todo se trataba de un momentum de las anteriores administraciones y que se avecina una crisis a causa de las políticas de Trump, pues si bien la compañía dijo que detrás de sus cambios estaban las tendencias del mercado, lo cierto es que por más cortes de impuestos la industria automotriz se ha visto muy afectada por las tarifas y aranceles al acero y aluminio.

LEE: ¿Cómo afectarán a los consumidores las tarifas al aluminio y al acero?

El hecho de que las políticas económicas de Trump estén causando el cierre de las plantas de fabricación y que se eliminen los puestos de trabajo podría ser una parte importante del experimento presidencial de Trump. En respuesta, el martes, el Presidente, claramente preocupado por el anuncio de GM, amenazó con recortar los subsidios de la compañía automotriz.

Ahora, lo que muchos usaban para justificar la conducta de Trump, el supuesto triunfo de la economía, está convirtiéndose en una amenaza para su reelección.

Miles de trabajadores estadounidenses, muchos de los que votaron por Trump en 2016 (creyendo que protegería sus empleos), ahora se enfrentan a una dura realidad pocas semanas antes de las vacaciones.

LEE: China responde a Trump con nuevas tarifas a 128 productos de EE.UU.

GM no es de ninguna manera la única compañía estadounidense que se vea afectada por las tarifas de Trump. Sus políticas económicas equivocadas están causando estragos en muchas industrias. Varias empresas más pequeñas, incluido el mayor fabricante de clavos del país, ya han despedido trabajadores debido a las tarifas, y también han sufrido gigantes como Boeing, Caterpillar, Coca-Cola y General Electric.

Si bien esta es una tremenda pérdida para los muchos trabajadores de cuello azul en los Estados Unidos, finalmente puede motivar a los estadounidenses a buscar un nuevo liderazgo en la Casa Blanca, un liderazgo que mantiene sus promesas económicas para la gente.

 

*Con información de CNN*

Nacional, Economía