me too

La ley #MeToo prohíbe los acuerdos de discreción para callar a víctimas

Este 1 de enero de 2019 entró en vigor en California, uno de los primeros estados en contar con este tipo de legislación

Este 1 de enero de 2019 entró en vigor en California la llamada “ley #MeToo”, convirtiendo al estado en uno de los primeros en restringir los acuerdos de confidencialidad en casos de conducta sexual inapropiada.

De acuerdo con el sitio Refinery29, citando información de Los Angeles Times, la ley fue aprobada por el gobernador Jerry Brown en septiembre pasado, y prohíbe el uso de esta herramienta legal en casos relacionados con acoso, agresión sexual e incluso discriminación por sexo.

LEE: Sobrevivientes de abuso sexual confrontan a senador en elevador

Los acuerdos de confidencialidad han sido uno de los elementos encontrados en gran parte de los casos que surgieron con el movimiento #MeToo, que cobró especial importancia a finales de 2017 al develar los abusos y acosos de hombres influyentes en la política y el entretenimiento.

Diversos expertos critican este tipo de arreglos pues consideran que juegan un importante rol en silenciar a las víctimas y permitir a los agresores seguir cometiendo delitos y evitar las consecuencias.

El acuerdo de confidencialidad tuvo su origen como una forma de prevenir que empleados difundieran secretos comerciales pero ahora es utilizado por compañías y sus abogados al resolver acusaciones de conducta sexual inapropiada y acoso con tal de evitar que el público se entere.

LEE: Trump vuelve a ponerse del lado de los agresores en el movimiento #MeToo

Una ley similar entró en vigor en Nueva York también este martes, y diversos gobiernos, incluso internacionales, ya analizan cambios a sus leyes a raíz del movimiento #MeToo.

Cabe destacar que, en los últimos dos años, los 50 estados del país han aprobado leyes relacionadas con el acoso sexual y acuerdos de confidencialidad, entre otros temas de esa índole.

LEE: ¿Son las trabajadoras agrícolas y domésticas más vulnerables al acoso?

Para algunos expertos, estas leyes deberían tener un alcance mayor, y evitar que aquellos que son despedidos por un caso de abuso o acoso sexual puedan recibir compensación económica al abandonar una empresa, como ha sucedido con algunos de los señalados por el movimiento #MeToo.

Nacional, California