¿Qué pueden aprender del Papa los republicanos?

¿Qué pueden aprender del Papa los republicanos?

Sus posturas conservadoras son, en realidad, muy similares pero una gran difencia los separa.

Los Ángeles, (ENTRAVISION).- La visita del papa Francisco a los Estados Unidos tiene un tanto nerviosa al ala republicana del gobierno, que ve en él a una figura demasiado liberal. Sin embargo, una mirada detenida a la postura del pontífice deja claro que sus opiniones no difieren mucho de las de los conservadores de este país. Solo hay una diferencia: la tolerancia.

Tanto el Papa como los republicanos (en su mayoría) están en contra del aborto y del matrimonio homosexual, pero el sumo pontífice mantiene sus posturas con una actitud de “amar a los pecadores más de lo que se odia el pecado”, explica Robert Schlesinger en su artículo “El camino a la salvación política”.

Si bien el papa Francisco cree que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer y que la homosexualidad es un pecado, admite que la comunidad gay tiene mucho que ofrecerle a la iglesia cristiana. Igualmente, castiga el aborto sin negarse a abrirle las puertas de la iglesia a aquellas mujeres que han recurrido a este procedimiento.

Ahí es donde Schlesinger marca una fuerte diferencia entre el líder religioso y el partido republicano: sus posturas no son en realidad muy distintas, solo que uno es más tolerante que el otro.

Con figuras a la cabeza como la de Donald Trump, que busca deportar a millones de inmigrantes indocumentados; la de Mike Huckabee, que apoya negarle a parejas homosexuales su derecho legal al matrimonio porque no está de acuerdo con ello; y Marco Rubio que le negaría el aborto incluso a víctimas de violación y de incesto, el partido republicano hace que el papa Francisco parezca liberal aunque comparta varias de sus mismas posturas simplemente por el hecho de mostrarse tolerante con los que no piensan como él.

 

Schlesinger afirma que la derecha republicana podría aprender del sumo pontífice a manejar mejor el tono de su discurso en vez de dedicarse a encontrar a quienes difieren de ellos y castigarlos.

¿EN QUÉ NO ESTÁN DE ACUERDO?

Dos puntos en los que el Papa y el partido republicano sí difieren son en la distribución de la riqueza y el cambio climático.

Por un lado, el papa Francisco considera que la concentración del dinero (y poder) en manos de unos pocos mientras el resto se enfrenta a pobreza, hambre, una educación deficiente y, en el mejor de los casos, una deuda aplastante es una situación injusta que puede y debe ser corregida. El sumo pontífice ha llamado a la clase política de todas las potencias mundiales para que tomen cartas en el asunto. Lograrlo no está entre las prioridades de la derecha republicana.

En cuánto al cambio climático, el Papa dejó claro en su Encíclica publicada al respecto que el hombre debe anteponer el bienestar del planeta a cualquier interés económico, responsabilizando así al factor humano del deterioro ecológico y poniendo en sus manos su recuperación.

Los republicanos, por su parte, niegan cualquier evidencia científica que sostenga que el hombre ha sido el causante del cambio climático y se oponen a pasar la legislación necesaria para obligar a grandes corporaciones a cuidar el medio ambiente.

La pregunta es si el Papa será capaz de tener un impacto en los líderes republicanos en esta área, donde a momentos parece que están a punto de ceder.

¿Qué Piensas?