Consulados y activistas en alerta ante posibles redadas de deportación

Consulados y activistas en alerta ante posibles redadas de deportación

“Estamos en alerta de cualquier acción que se pueda dar relacionada a menores de edad o de unidades familiares”, dijo el cónsul de El Salvador para Arizona y Nuevo México.

Tucson (AZ), 28 dic (EFEUSA).- Organizaciones de activistas rechazaron hoy el supuesto plan de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de realizar redadas masivas de familias centroamericanas, tal como informaron varios medios, mientras que los consulados de países centroamericanos alistan herramientas de socorro.

La directora ejecutiva de Border Action Network en Arizona, Juanita Molina, señaló que el presunto plan de realizar redadas masivas de familias y menores centroamericanos “tendrá un impacto muy negativo en la comunidad”.

Días atrás, el diario The Washington Post, citando fuentes anónimas, informó de una supuesta campaña nacional por parte de ICE para deportar a miles de familias de inmigrantes indocumentados, una noticia que desató las críticas de organizaciones defensoras de inmigrantes.

“ICE en particular es una agencia (migratoria) que ha querido ser mucho más agresivo en la implementación de las leyes de inmigración”, sostuvo Molina.

La información del Post, que se sumó a una similar que dio a conocer el diario The Wall Street Journal, se dio poco después de que el Gobierno diera a conocer que en octubre y noviembre de este año fueran detenidas 4,450 familias salvadoreñas, 3,943 guatemaltecas, 3,203 hondureñas.

Ante las informaciones periodísticas, el gobierno de El Salvador envió una “alerta” a la red consular en Estados Unidos para que se prepare y se proteja los derechos de los salvadoreños ante un eventual operativo de ICE para detener y deportar inmigrantes que evadieron las órdenes de presentarse ante un juez de inmigración.

“Estamos en alerta de cualquier acción que se pueda dar relacionada a menores de edad o de unidades familiares”, dijo hoy a Efe Joaquín Chacón, cónsul de El Salvador para Arizona y Nuevo México.

Chacón explicó que la alerta consiste en “vigilar que se respete y se cumpla el debido proceso” y, en la medida de las posibilidades, darle una asesoría legal a los inmigrantes que sean detenidos con miras a determinar qué posibilidades tienen de procesar sus casos ante un juez de inmigración.

HONDURAS TAMBIÉN TOMA PRECAUCIONES

A esta acción se sumó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras, que por medio de un comunicado se mostró “respetuosa de la política migratoria” de Estados Unidos e instruyó a sus consulados en el país sobre posibles deportaciones de unidades familiares centroamericanas a partir de 2016.

“Hasta la fecha la única información oficial recibida por parte del gobierno americano es que sólo se van a retornar a Honduras aquellas personas que tienen una orden final de deportación, después de haber concluido todos los procedimientos legales a su disposición en Estados Unidos”, señala el comunicado.

Agrega que el gobierno hondureño ha logrado reducir en un 70% la migración de niños, niñas y adolescentes no acompañados, siendo el único país del triángulo norte de Centroamérica, con reducciones en la migración al cierre de 2015.

Al mismo tiempo, el Ministerio hizo un llamado a los hondureños a que se comuniquen con sus consulados para obtener asesoría en caso de ser detenidos en un operativo de ICE.

ICE CALLA SOBRE LA CAMPAÑA DE DEPORTACIONES MASIVAS

Por su parte, el Gobierno defendió hoy su política de deportaciones ante las fuertes críticas de los últimos días y recordó que tiene capacidad para deportar a las familias que cruzaron recientemente y de forma ilegal la frontera con México, muchas de ellas procedentes de América Central.

En una declaración enviada a Efe, la portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), Gillian Christense, rechazó hablar sobre una campaña nacional que supuestamente planea su oficina para deportar a miles de familias de inmigrantes indocumentados.

Por el contrario, Christense defendió hoy que las medidas anunciadas por el presidente Barack Obama en noviembre de 2014 y por el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, convertían en prioridad para la deportación a “los individuos que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza”.

“Como el secretario Johnson ha dicho constantemente, nuestra frontera no está abierta a la inmigración ilegal. Si alguien viene aquí ilegalmente, no cumple los requisitos de asilo u otro alivio y tiene orden final de expulsión, será enviado de vuelta de acuerdo con nuestras leyes y nuestros valores”, defendió Christense.