Corte Suprema falla contra Puerto Rico en caso sobre deuda

Corte Suprema falla contra Puerto Rico en caso sobre deuda

El Tribunal decide que Puerto Rico no podrá establecer su propio mecanismo de bancarrota y reestructurar su deuda de $72,000 millones.

(ENTRAVISION).- La Corte Suprema decidió hoy lunes que Puerto Rico no puede reestructurar más de $20,000 millones de deuda pública.

El Tribunal Supremo falló contra Puerto Rico en un caso vital sobre su deuda y determinó que la isla no puede recurrir a una ley que proclamó en 2014 para declarar en quiebra a sus empresas públicas.

El fallo significa que la isla, un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, no podrá establecer su propio mecanismo de bancarrota y reestructurar su deuda de $72,000 millones.

El fallo de 5 votos a favor y 2 en contra establece que la ley federal de Bancarrotas prohíbe a Puerto Rico de promulgar su propia legislación para reestructurar la deuda de sus empresas de servicios públicos.

Los jueces del Supremo fallaron en contra de la “Ley 71” de 2014 para el Cumplimiento con las Deudas y para la Recuperación de las Corporaciones Públicas, conocida a nivel local como “Ley de quiebra criolla” y que pretendía dar una vía alternativa a las empresas públicas de agua y electricidad para reestructurar su deuda.

De esta forma, los magistrados determinaron que la deuda de Puerto Rico depende del Congreso federal, cuya Cámara Baja aprobó la semana pasada un proyecto de ley para facilitar la reestructuración de la deuda con un mecanismo de supervisión y que ahora deberá pasar por el Senado, donde no se espera que tenga grandes obstáculos.

Una vez que reciba el aval del Senado, el presidente, Barack Obama, será el encargado de firmar la ley, cuyo acrónimo es “Promesa

LEY DE QUIEBRA CRIOLLA

La Ley de Quiebras federal indica que los estados pueden autorizar a sus ciudades, condados, servicios públicos y otras ramas del gobierno que se declaren en quiebra bajo el Capítulo 9.

No obstante, la ley excluye a todas las ramas del gobierno de Puerto Rico, incluyendo sus servicios públicos, por lo que las autoridades de la isla han sostenido durante el proceso que la “ley de quiebra criolla” es legal porque lo único que hacía era llenar un hueco que había quedado vacío en la Ley de Quiebras federal.

A favor de Puerto Rico fallaron las juezas progresistas Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor, la primera magistrada latina en el alto tribunal y nacida en el seno de una familia puertorriqueña en el barrio neoyorquino del Bronx.

“El gobierno y el pueblo de Puerto Rico no deberían de tener que esperar una posible acción del Congreso para evitar las consecuencias de una electricidad, un transporte y un agua poco seguros”, consideraron las juezas en un documento en el que expresaron su rechazo a la sentencia.