VIDEO: Reino Unido invadió a Irak “sin agotar las opciones pacíficas”

VIDEO: Reino Unido invadió a Irak “sin agotar las opciones pacíficas”

El informe Chilcot fue divulgado tras 7 años de investigación independiente sobre la participación del Reino Unido en la guerra de Irak.

(ENTRAVISION).- El ex primer ministro británico Tony Blair decidió participar en la invasión de Irak en 2003 “antes de agotar todas las opciones pacíficas” y basado en “inteligencia defectuosa”.

El informe Chilcot, que recoge siete años de investigación independiente sobre la participación del Reino Unido en la guerra de Irak, concluyó en que la inteligencia sobre la que se basó Blair para participar en la invasión “se presentó con una certeza que no estaba justificada”.

John Chilcot, líder de la investigación británica que lleva su nombre, dijo este miércoles ante los parientes de los 179 soldados británicos caídos en Irak, que el resultado  de la ocupación fue “totalmente inadecuado”.

Al presentar las conclusiones de la investigación, Chilcot empezó recordando a los muertos y heridos en Irak, incluidos los 250 fallecidos en un ataque este fin de semana.

Chilcot aseguró que el Reino Unido “no agotó todas las opciones pacíficas” antes de unirse a la invasión de Irak que lideraba Estados Unidos.

ALTERNATIVAS

La investigación concluye que EE.UU. y el Reino Unido socavaron la autoridad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), porque presionaron para la acción militar cuando las alternativas de resolución sin recurrir a la fuerza no se habían agotado.

Foto: Dan Kitwood/Getty Images
Foto: Dan Kitwood/Getty Images

El reporte, que tomó siete años para concluir, detalla el papel que jugaron las autoridades británicas en la intervención militar en Irak de 2003 y examina la actuación del Reino Unido en los meses previos al conflicto, durante la propia guerra y en la gestión de sus consecuencias.

Las decisiones en Irak, aseguró Chilcot, se tomaron en base a “inteligencia y evaluaciones defectuosas”. “No se cuestionaron, y debieron haberse cuestionado”.

El informe critica duramente a Blair por decidir irse a la guerra con Irak y describe a Sadam Husein como “indudablemente un brutal dictador”.

Pero la investigación concluye que “la acción militar en ese momento no era el último recurso”.

Según el informe, el dosier que Blair presentó al Parlamento británico en septiembre de 2002 no respalda sus argumentos de que Irak contaba con un programa activo de armas químicas y biológicas.