Mientras Obama vacaciona, Luisiana se convierte en campo de batalla electoral

Mientras Obama vacaciona, Luisiana se convierte en campo de batalla electoral

Donald Trump aprovechó y visitó las zonas inundadas, mientras que Hillary Clinton pidió ayuda para el estado por las redes sociales.

(ENTRAVISION).- El presidente Barack Obama no tiene intención de interrumpir sus vacaciones para visitar las zonas inundadas en el estado de Luisiana, lo que ha originado las críticas de sus adversarios.

Debido a la magnitud del desastre, Obama ha permitido disponer de fondos federales para sufragar gastos derivados de la situación, pero las fotos de él jugando golf en la isla de Martha’s Vineyeard han creado ronchas.

“Si el presidente puede interrumpir sus vacaciones para una elegante recaudación de fondos para su compañera demócrata Hillary Clinton, como lo hizo el lunes, entonces seguramente puede sacar tiempo para acudir a una catástrofe que ha desplazado a miles,” escribió el jueves la junta editorial del diario The Advocate de Batón Rouge.

La publicación comparó la ausencia de Obama con la legendaria pasiva respuesta que dio el expresidente George W. Bush tras el paso del devastador huracán Katrina por Nueva Orleans en 2005.

Pero el gobernador John Bel Edwards defendió la respuesta del gobierno a la situación que padece su estado y dijo que la visita del presidente podría ser perjudicial ante la necesidad de tener que reorientar recursos policiales para manejar la seguridad del mandatario.

Si el presidente va a visitar, dijo Edwards, debe esperar al menos dos semanas.

Sin embargo, el candidato republicano a la presidencia Donald Trump hizo caso omiso de los consejos de Edwards y aprovechó la polémica al visitar los lugares inundados este viernes junto a su candidato a la vicepresidencia, Mike Pence.

CARAVANA

La caravana de Trump atravesó por las pilas de posesiones y materiales de construcción que habían sido arrancadas de las casas inundadas en  camino a la iglesia bautista Greenwell Springs en una porción afectada por las inundaciones en el este de Batón Rouge.

“El presidente dice que no quiere venir, que está tratando de salirse de un juego de golf, “dijo Trump a voluntarios de la iglesia, según un informe de ABC News.

Por su parte, la candidata demócrata Hillary Clinton, sin anunciar si tiene planes de visitar el área, dijo en las redes sociales que había hablado con el gobernador por teléfono el viernes, y que la inundación era peor de lo esperado.

“Mi corazón está roto por Luisiana, y en este momento, los esfuerzos de ayuda no pueden permitirse ninguna distracción”, dijo en Facebook, dirigiendo a la gente a apoyar a las organizaciones que prestan asistencia.

“Las inundaciones en Luisiana son peor de lo que nadie se esperaba, y necesitan nuestro apoyo. He aquí cómo usted puede ayudar”, dice un tuit de Clinton.

Más de 20 mil personas han sido rescatadas de sus hogares, según informó este jueves el gobernador Edwards.

Áreas como Batón Rouge, el sur de Mississippi, y Lafayette son las más afectadas por el fenómeno natural.