Trump no quiere decir si va a respetar el resultado de las elecciones

Trump no quiere decir si va a respetar el resultado de las elecciones

En el último debate presidencial frente a Hillary Clinton, el candidato republicano insiste en la posibilidad de un fraude electoral.

Las Vegas, (POLÍTICA PARA MI).- Donald Trump rehusó decir este miércoles si aceptará el resultado de las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre.

El último debate presidencial que se celebró en Las Vegas mantuvo el tono amargo que ha marcado la presente campaña electoral cuando Trump llamó a su rival Hillary Clinton una “mujer desagradable”.

A pesar de que mantuvo la compostura durante la primera parte del debate, al igual que ha ocurrido en las otros dos previos encuentros, el magnate se fue exaltando en la medida en que avanzaba la batalla.

“Se lo diré en su momento”, dijo Trump cuando fue cuestionado sobre sus denuncias de posible fraude electoral.

Trump agregó: “Voy a mantenerlos en suspenso”.

El empresario  pasó entonces a repetir su alegato de que hay “millones de personas registradas para votar que no deberían estar registradas para votar”.

La negativa del candidato republicano a prometer que aceptará los resultados de los comicios ha impactado en la opinión pública, porque con su postura se aleja de los principios más fundamentales de la democracia estadounidense: la transferencia pacífica del poder después de una elección.

Su rival aprovechó el momento para insistir en que Trump no es apto para ser presidente.

La exsecretaria de Estado respondió a los comentarios de su oponente señalando que la aceptación de los resultados de una elección es fundamental para la democracia estadounidense.

“Así es como piensa Donald, que es divertido, pero es muy preocupante. Esa no es la forma en que funciona nuestra democracia”, dijo Clinton.

SIN CONDICIONES

“Usted no está en condiciones de hacer el trabajo”, le arremetió, y alegó que cada vez que las cosas no salen a su favor, Trump afirma que la situación fue “manipulada” en su contra.

Clinton sacó a relucir comentarios anteriores de Trump en los que lamentó los resultados de las elecciones primarias de Iowa, algunos juicios legales en su contra, e incluso sus quejas de cuando no ganó un premio Emmy de televisión.

Desde el principio del debate, el magnate criticó duramente a Clinton y ocasionalmente se enfrentó también al moderador del debate, Chris Wallace de Fox News.

La batalla entre Trump y Clinton comenzó a tomar un giro más encendido cuando ambos se enfrentaron por la relación del candidato republicano con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Clinton llamó a Trump un “títere” de Putin y directamente lo exhortó a condenar lo que dijo era un esfuerzo de Rusia mediante ataques cibernéticos de influir en la elección a favor de su oponente.

Trump respondió que Putin no tenía respeto por Clinton o por el presidente Barack Obama.