Las 6 mejores (y ácidas) bromas de Trump y Clinton en cena benéfica

Las 6 mejores (y ácidas) bromas de Trump y Clinton en cena benéfica

Trump fue abucheado por sus agrios comentarios sobre Clinton, quien no se quedó atrás en sus críticas del magnate disfrazadas de burla.

(POLÍTICA PARA MI).- Un día después del debate presidencial de Las Vegas, Hillary Clinton y Donald Trump se volvieron a enfrentar cara a cara, pero esta vez para intercambiar chistes sumamente ácidos sobre cada cual.

La ocasión fue en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York parar la tradicional cena de caridad Alfred E. Smith que se celebra cada cuatro años en temporada electoral para que los candidatos presidenciales puedan compartir su sentido del humor.

Sin embargo, Trump abandonó décadas de tradición y en vez  lanzó duras críticas a Clinton, lo que provocó abucheos de parte del público. Los comentarios de Clinton tampoco tuvieron el humor autocrítico que es típico en la cena, que beneficia a organizaciones de caridad católicas.

He aquí algunos de los más notables:

Trump: “Hillary es tan corrupta, que la sacaron de la Comisión de Watergate. ¿Cuán corrupta se tiene que ser?”

Clinton: “Las personas miran a la Estatua de la Libertad y ven un orgulloso símbolo de nuestra historia como nación de inmigrantes. Un faro de esperanza para los pueblos del mundo. Donald mira a la Estatua de la Libertad y ve un 4. Tal vez un 5 si ella suelta esa antorcha y la tableta y se cambia el peinado”.

Trump:  “Es grandioso estar aquí con un millar de personas maravillosas. O, como yo le llamaría: una pequeña cena íntima con amigos. O, como Hillary lo llamaría: el público más numeroso que ha tenido esta temporada”.

Clinton:  “Donald sí tiene la salud de un caballo. Ya saben, ese en el que a Putin le gusta montar”.

Pero los dos sí llegaron a hacer bromas sobre sí mismos. He aquí dos ejemplos:

Trump:  “Michelle Obama da un discurso y a todos les encanta, es fantástico. Piensan que ella es la mejor. Mi esposa, Melania, da exactamente el mismo discurso y la gente se pone contra ella. Y no lo entiendo…”.

Clinton: “Este es un evento tan especial que modifiqué mi riguroso horario de la siesta para estar aquí. Y eso es un problema para ustedes también porque cobro mucho por discursos como éste”.