Fiscal de NY es despedido por Trump tras negarse a renunciar

Fiscal de NY es despedido por Trump tras negarse a renunciar

Preet Bharara es reconocido por su lucha contra la corrupción en Wall Street.

(POLÍTICA PARA MI).-  Uno de los fiscales federales más severos de la pasada administración fue despedido por el gobierno de Donald Trump después de que rehusara renunciar de su puesto, como se lo había pedido la Casa Blanca.

Preet Bharara, exfiscal federal de Nueva York, reconocido por su lucha contra la corrupción en Wall Street había logrado la aprobación de Trump para permanecer en el cargo, tras visitar la Torre Trump en noviembre.

Foto: Spencer Platt/Getty Images

Sin embargo, Bharara figuró en la lista de 46 fiscales federales nombrados durante el pasado gobierno del expresidente Barack Obama, a quienes el fiscal general Jeff Sessions pidió la renuncia inmediata este viernes.

Bharara se negó a renunciar, y el sábado anunció por Twitter que había sido despedido.

“No renuncié. Hace unos momentos me despidieron. Ser el Fiscal Federal en SDNY será para siempre el mayor honor de mi vida profesional”, dice el tuit.

Trump despidió a Bharara sólo dos días después de que se reveló que grupos de vigilancia habían pedido al fiscal de Nueva York que investigara si los lazos comerciales de Trump con gobiernos extranjeros violaban la constitución.

¿DESPIDO POLÍTICO?

En otro tuit, el célebre fiscal federal dejó entrever que su despido tendría motivaciones políticas.

“Por cierto, ahora sé lo que debe haber sentido la Comisión Moreland”, escribió, en referencia a la comisión designada en 2013 por el gobernador de Nueva York, Mario Cuomo para investigar casos de corrupción entre políticos neoyorquinos, para luego disolverla en 2014 tras la aprobación de modestas reformas éticas.

El panel había estado investigando los ingresos externos de legisladores y los gastos de campaña cuando Cuomo la disolvió.

Como fiscal federal, Bharara logró la condena del expresidente de la Asamblea de Nueva York, Sheldon Silver, y del ex líder de la mayoría del Senado, Dean Skelos, por cargos de corrupción en juicios separados el año pasado.

Desde entonces ha sido un crítico abierto de la decisión de Cuomo de disolver la comisión, aunque anunció en enero de 2016 que había “pruebas insuficientes” para probar que el cierre fue un crimen federal.