Mujer rusa es acusada de espiar en EE.UU. para el Kremlin

Mujer rusa es acusada de espiar en EE.UU. para el Kremlin

Maria Butina, de 29 años, habría intentado organizar 2 reuniones entre el entonces candidato Trump y el presidente Vladimir Putin en 2016.

(POLÍTICA PARA MI).- Mientras el presidente Donald Trump rehusó acusar a Rusia de interferencia en las elecciones de 2016, el Departamento de Justicia (DOJ) acusó a una mujer rusa por conspirar para llevar a cabo un esfuerzo secreto con la intención de influir en la política estadounidense.

El DOJ afirmó que la mujer, Mariia Butina, de 29 años, trató de concertar reuniones secretas entre el entonces candidato Trump con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Trump, ante Putin, ataca los servicios de inteligencia de EE.UU.

La mujer había sido arrestada este domingo en Washington e hizo su primera aparición en una corte federal de la capital estadounidense ante la jueza Deborah A. Robinson.

El abogado de la acusada, Robert Neil Driscoll, dijo a la jueza que la residencia de Butina fue registrada por el FBI en abril, que había testificado ante el Comité de Inteligencia del Senado en una sesión cerrada hace varios meses, y que “hemos estado ofreciendo cooperar con el gobierno” todo el tiempo.”

Butina no habló durante la breve audiencia más que para decir su nombre. La mujer fue ordenada a permanecer detenida sin derecho a fianza, y audiencias de detención y preliminar fueron fijadas para este miércoles.

LÍNEAS SECRETAS DE COMUNICACIÓN 

En los documentos sometidos ante la corte federal de Washington, el DOJ dijo que Butina trabajó además para establecer líneas de comunicación de “retroceso” con políticos estadounidenses.

“Estas líneas podrían ser utilizadas por la Federación de Rusia para penetrar en el aparato nacional de toma de decisiones de Estados Unidos para avanzar la agenda de la Federación Rusa”, dice la acusación.

En dos ocasiones, Butina intentó acordar la reunión entre Trump y Putin en 2016, asegura la acusación.

Trump pidió a Rusia hackear a Clinton en 2016, y ellos lo hicieron

Los documentos afirman además que Butina desarrolló relaciones con políticos estadounidenses y con una “organización que defiende los derechos a las armas”, pero en nigún momento revelan sus nombres.

El agente especial del FBI Kevin Helson escribió que Butina estaba tratando de “establecer una comunicación de ‘canal de retorno’ para los representantes del gobierno de Rusia”.

JUNTO A PUTIN

Los cargos fueron anunciados apenas unas horas después de que Trump estuvo de pie junto a Putin y dijo que no veía ninguna razón para que el Kremlin  tratara de influir en las elecciones presidenciales.

Los cargos fueron presentados por fiscales de seguridad nacional del DOJ y no por el Fiscal Especial Robert Mueller, a quien Trump ha acusado de llevar a cabo una cacería de brujas.

La acusación surge además días después de que el DOJ revelara que sometió a la justicia a 12 oficiales de inteligencia rusos por hackear a los demócratas en 2016.