NIños

70 bebés inmigrantes convocados a las cortes por gobierno de Trump

Los niños menores de 1 año tienen que enfrentar solos sus propios procesos de deportación.

(POLÍTICA PARA MI).- El gobierno del presidente Donald Trump ha convocado a al menos 70 niños menores de un año para que comparezcan ante una corte de inmigración para sus propios procedimientos de deportación.

Los 70 niños, prácticamente bebés, deberán enfrentar solos sus propios procesos de deportación, según datos que ofreció el Departamento de Justicia (DOJ) al medio informativo Kaiser Health News.

Debido a su corta edad, estos infantes todavía necesitan estar en contacto frecuente con sus padres, duermen la siesta varias veces al día, y, en algunos casos, hasta están todavía en edad de ser amamantados, dijeron expertos médicos.

Niño de 1 año comparece ante corte de inmigración

Además, han sido citados a la corte sin tomar en cuenta que no pueden hablar y recién están aprendiendo la diferencia entre el día y la noche.

“Para los bebés, las rutinas básicas son realmente importantes. Que los carguen, la alimentación adecuada, la crianza adecuada”, dijo a Kaiser Health News Shadi Houshyar, directora de iniciativas de infancia temprana y bienestar infantil de Families USA.

SE TRIPLICAN LOS CASOS

El número de menores de 1 año que tienen que comparecer ante una corte de inmigración se ha triplicado en dos años, desde los 24 bebés que se vieron en esta situación durante el año fiscal que terminó en septiembre de 2017.

Los datos del DOJ muestran que un total de 1,500 niños “no acompañados”, desde recién nacidos hasta los 3 años, han sido llamados a presentarse ante un tribunal de inmigración desde el 1 de octubre de 2015.

¿Qué pasa con los niños inmigrantes arrancados de sus padres?

Solo cerca de las tres cuartas partes de estos niños son representados por un abogado. Los demás tienen ellos mismos que presentar su caso sobre por qué deberían permanecer en Estados Unidos.

Comúnmente, la mayoría de los niños menores de 1 año cruzan la frontera con un padre y sus casos proceden de manera conjunta con su unidad familiar.

Pero, debido a la política de “cero tolerancia” del gobierno de Trump, que ha generado la separación de familias en la frontera, se les ha considerado “no acompañados” después de que las autoridades fronterizas se los quitaron a sus padres.

UN GIRO HIRÓNICO Y TRÁGICO

Los niños fueron enviados a instalaciones en diferentes lugares de EE.UU. y permanecen bajo la supervisión del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

“Esto es hasta cierto punto una… crisis creada por el gobierno”, opinó Robert Carey, exjefe de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que se hace cargo de la custodia de menores no acompañados.

“Es un giro trágico e irónico de los hechos”, agregó.

“Son niños encarcelados”, dice periodista sobre centro de detención

Los niños más pequeños también se consideran “no acompañados” si ingresan a EE.UU.  con un miembro de la familia que es mayor que ellos, pero que aún no ha cumplido los 18 años.

Los datos no aclaran cuáles niños llegaron de esa manera o cuáles fueron separados de sus padres.