Madre migrante logra abrazar a su familia tras 8 meses en detención

Madre migrante logra abrazar a su familia tras 8 meses en detención

“La abracé tan fuerte”, dijo Carrillo, describiendo la reciente reunión en una entrevista telefónica con CNN el martes

Una madre guatemalteca ha logrado abrazar al fin a su hija de 12 años luego de que fueran separadas y permaneciera en detención por 8 meses.

Era un momento que Vilma Carrillo, de 38 años, temía que nunca llegaría, luego de que su hija fuera dada a un hogar de crianza en Arizona mientras ella permanecía en un centro de detención en Georgia.

“La abracé tan fuerte”, dijo Carrillo, describiendo la reciente reunión en una entrevista telefónica con CNN el martes. “Nos quedamos allí un rato, llorando”, agregó.

Los defensores han estado luchando para llamar la atención sobre el caso de Carrillo durante meses, advirtiendo que podría correr el riesgo de perder sus derechos maternos a pesar de que estaba haciendo todo lo posible por reunirse con su hija.

Su historia llegó a los titulares nacionales y llamó la atención del actor de Hollywood Penn Badgley, quien se reunió con Carrillo en un centro de detención de inmigrantes en diciembre y compartió su historia en Instagram.

LEE: Juez no obligará al gobierno a pagarle a los empleados federales

Los partidarios de Carrillo recibieron buenas noticias el viernes: Inmigración y Control de Aduanas habían decidido liberar a Vilma de la custodia y llevarla a Phoenix para reunirse con su hija.

La esperada reunión se da 246 días después de que fueran separadas en la frontera.

Las autoridades no dieron a los abogados de Carrillo ninguna razón para su liberación, dijo Shana Tabak, directora ejecutiva de Tahirih Justice Center en Atlanta.

Que tomen ocho meses de defensa y litigios para reunirlos, para mí es realmente la historia aquí. Nosotros y nuestros socios realmente hicimos un esfuerzo hercúleo en nombre de esta familia para lograr que el gobierno haga lo correcto”, dijo Tabak.

Las autoridades de inmigración separaron a Carrillo de su hija, Yeisvi, después de cruzar juntas la frontera en mayo de 2018.

LEE: Sale de Honduras otra caravana mientras se esfuma la anterior en México

Aunque el año pasado un juez federal ordenó al gobierno reunir a la mayoría de las familias inmigrantes que separaron, los defensores dijeron que esta madre y su hija no estaban cubiertas por esa decisión.

La explicación fue que Carrillo nació en Guatemala, pero su hija nació en Estados Unidos. Debido a que Yeisvi es una ciudadana estadounidense, no pudo reunirse con su madre en detención de inmigrantes, como lo fueron otros padres e hijos.

En cambio, la niña fue puesta en cuidado de crianza en Arizona y la madre fue llevada a miles de kilómetros de distancia a un centro de detención de inmigrantes en Georgia.

Desde el fallo de junio de la juez federal de distrito Dana Sabraw en el caso de las separaciones familiares de la American Civil Liberties Union, los funcionarios han reunificado a más de 2,100 niños con sus padres, según documentos judiciales. Pero no se toma en cuenta a los padres que, como Carrillo, fueron separados de niños que son ciudadanos estadounidenses.

Tahirih, que representa a Carrillo, y el Southern Poverty Law Center, que presentaron documentos de apelación en una etapa anterior de su caso, compartieron fotos esta semana de la reunión del aeropuerto de madre e hija.

LEE: La dudosa relación de Trump con Rusia y niños migrantes de Tornillo

La imagen fue inspiradora para los defensores de todo el país que han estado tratando de ayudar a Carrillo, dijo Elizabeth Matherne, abogada principal de la Iniciativa de Libertad para los Inmigrantes del Sudeste del Southern Poverty Law Center.

Con información de CNN. 

Inmigración, Separación de Familias