school lunch

Almuerzos de escuelas públicas peligran por cierre de gobierno

No son solo los niños, pues muchos trabajadores federales han tenido que recurrir a bancos de alimentos ante la falta de pago

Las escuelas del país se preparan para ser la próxima víctima del cierre de gobierno, el cual podría afectar los almuerzos que millones de alumnos consumen diariamente a la par de su educación.

De acuerdo con Fortune, el National School Lunch Program (NSLC) es una iniciativa que opera con fondos federales y provee comidas nutritivas a 30 millones de niños y jóvenes de escasos recursos.

El NSLC peligra si el cierre parcial de gobierno continúa; actualmente se ubica en 28 días transcurridos, lo que lo convierte en el más largo de la historia.

“Los programas de nutrición infantil se financian cada trimestre y están cubiertos hasta finales de marzo”, explicó Sonny Perdue, secretario del Departamento de Agricultura (USDA), este viernes. Lo que vendría después es incierto.

LEE: Se compromete Trump a pagarle a empleados federales… algún día

En Carolina del Norte, por ejemplo, el distrito escolar de Vance informó a través de Facebook que su menú de almuerzos será modificado “al nivel mínimo” a partir de la próxima semana con el objetivo de ahorrar en alimento y recursos.

No se incluirán vegetales frescos, excepto en primarias, como parte del programa ‘Fresh Fruit & Vegetable’. El programa será reducido a solo dos días por semana. No habrá bebidas embotelladas (agua y jugos) una vez que se agote el inventario actual. Tampoco habrá helado”, advirtieron.

Cabe destacar que la situación no es la misma en todos los distritos de la mencionada entidad. Las escuelas públicas del condado de Robeson cuentan con fondos para al menos tres meses más, es decir, el resto del año escolar, indicó su vocera, Tasha Oxendine. El cierre no afectará a este distrito escolar a menos de que se extienda hasta el verano.

LEE: Actual cierre de gobierno se convierte en el más largo de la historia

Para algunos niños, el almuerzo que consumen en la escuela es la única comida nutritiva que reciben en el día, por lo que ciertas escuelas deberán utilizar su propio dinero para poder seguir proporcionándola.

Diversos expertos creen que algunas escuelas se verán obligadas a bajar termostatos, limitar rutas de autobús, tomar recursos destinados para el mantenimiento y eliminar programas extraescolares para poder financiar los almuerzos. Las escuelas más pobres, sin embargo, están más vulnerables sin el financiamiento federal.

“Realmente no sé cómo podremos continuar alimentándolos sin los rembolsos por parte del gobierno federal, y no sé cuántos otros programas alimenticios (estarían en la misma situación). Es tan frustrante y entristecedor. Solo queremos poder alimentar a los niños”, lamentó Brook Brubeck, directora de servicios alimentarios en el distrito escolar Prairie Hills, de Kansas.

LEE: Empleados federales venden sus cosas para sobrevivir cierre de gobierno

La falta de alimentos no solo afecta a los más jóvenes. Esta semana, una gran cantidad de empleados federales afectados por el cierre de gobierno, incluyendo agentes de la TSA y el FBI, han tenido que acudir a bancos de alimentos para nutrir a sus familias.

Nacional, Cierre del Gobierno, Escuelas Públicas