Separación de niños inmigr5antes

8 familias migrantes demandan por $6 millones a gobierno de EE.UU.

Los demandantes aseguran que sufrieron de una “inexplicable crueldad” en la frontera.

(POLÍTICA YA). – Ocho familias inmigrantes que fueron separadas en la frontera el año pasado demandaron al gobierno de Estados Unidos por lo que describieron como “inexplicable crueldad” y trauma duradero.

LEE TAMBIÉN: GOBIERNO FEDERAL NO PODRÁ REUNIR A FAMILIAS SEPARADAS EN LA FRONTERA

Los demandantes buscan una compensación de $6 millones por los daños que causó en ellos la política de “cero tolerancia” del gobierno que condujo a la separación de las familias migrantes a principios de 2018.

En las demandas en contra del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los padres acusaron a los agentes de inmigración de haberles arrancado a sus niños sin darles información sobre su paradero.

A veces, dijeron los demandantes, ni siquiera les dieron la oportunidad de decir adiós.

BURLAS Y ABUSOS

Incluso, los padres de familia acusaron a los agentes migratorios de a veces mofarse de ellos.

Una mujer guatemalteca afirmó que un oficial de inmigración dijo que se llevarían a su hijo de 5 años y después se burló de ella diciéndole: “Feliz Día de las Madres”.

El agente migratorio que se mofó de ella y de otras tres mujeres y les dijo que la ley había cambiado, que se les quitarían a sus hijos y que serían deportados, según afirma la demanda.

Stanton Jones, abogado que representa a algunos de los demandantes, advirtió al gobierno del presidente Donald Trump que otras familias afectadas por su política migratoria se están preparando para también demandar.

“Hoy es solo el comienzo”, dijo al diario The Guardian el lunes por la noche.

LEE TAMBIÉN: LAS FAMILIAS SIGUEN SIENDO SEPARADAS EN LA FRONTERA

EL PEOR MOMENTO

Una de las demandantes contó el horror que vivió al ser separada de su hija.

“Fue el peor momento de mi vida, cuando los oficiales me arrancaron a mi hija llorosa “, expresó en un comunicado Leticia, una de las demandantes.

Los apellidos de los demandantes están siendo retenidos.

“Durante esos meses, no podía dormir ni comer porque la mayor parte del tiempo no tenía información sobre dónde la habían llevado”, agregó la migrante.

En los reclamos se afirma que muchos niños siguen traumatizados aun después de haberse reunido con sus padres, incluidos una niña de 7 años que no puede dormir sin su madre y un niño de 6 que se niega a comer.

Ua mujer guatemalteca alegó que fue detenida en mayo con su hijo en un tipo de instalación conocida como la  “hielera”.

TRAUMATIZADOS

Un reclamo alega que un niño de 13 años tiene “arrebatos de ira inexplicable” y no puede hablar con su madre sobre su separación y el tiempo de detención, según un comunicado de prensa de Arnold & Porter, un bufete de abogados con sede en Washington, DC que participa en el caso.

También se ofrecen detalles sobre cómo un niño de 12 años llamado Antonio todavía tiene pesadillas sobre su experiencia en la detención y lo describió como “lo peor que le ha pasado”.

Jones dijo que las reclamaciones representaban una “crueldad inexplicable” y que las familias afectadas merecen daños monetarios.

“La conducta real del gobierno de alejar a los niños, a menudo niños pequeños, lejos de sus padres de una manera que fue diseñada para infligir deliberadamente un trauma emocional en esas personas con el propósito de lograr un objetivo político es ilegal”, añadió el abogado.

Inmigración, Separación de Familias