Donald Trump

Trump llamó pandilleros y mentirosos a los refugiados que van a EE.UU.

Luego de una serie de tuits confusos, Donald Trump viajó a la frontera con México el viernes, para dar un recorrido en los lugares donde están poniendo el nuevo cerco fronterizo y participar en una mesa redonda sobre la seguridad fronteriza.

LEE: Trump visita la frontera de Estados Unidos con México en Caléxico

De acuerdo con el Arizona Republic pesar de que el “muro” que están colocando fue autorizado antes de que Trump tomase el cargo de presidente, la barrera de dos millas tiene una placa que la llama “La primera sección de la pared fronteriza del presidente Trump”. Convirtiéndose en otro de esos momentos en los que el mandatario estadounidenses toma atribución por trabajo que no es suyo.

Durante la mesa redonda Trump alegó que el sistema de inmigración no puede aceptar a más personas, independientemente de si el individuo solicita asilo o no. “El sistema está lleno. Ya no podemos tomarlos. Aunque sea asilo. Lo que sea que quieran. Es inmigración ilegal”, dijo tajantemente Trump en la reunión.

Además volvió a asegurar sin evidencia que aquellos que buscan asilo humanitario en EE.UU. en realidad están perpetrando una mentira en el país. “Tienen abogados que los reciben. Leen lo que el abogado les dice que lean. Son miembros de pandillas y dicen ‘temo por mi vida’”, dijo el mandatario, aparentemente ignorando el clima político en los países de origen de las personas que se encuentran huyendo y las muertes muy reales que hay ocurrido, luego de que algunos de estos refugiados son deportados al lugar del que huyeron intentando salvar sus vidas.

“Ellos son los que están causando miedo por la vida. Es una farsa ¿ok?”, agregó el presidente, refiriéndose a las miles de familias que viajan con sus hijos, las personas LGBT huyendo de amenazas de muerte o a las mujeres escapando de violencia de género. “Nuestro sistema está lleno. No los vamos a aceptar ya”.

LEE: Casa blanca retira nominación de Ron Vitiello para dirigir ICE

La visita a Calexico, California, viene después de una serie de amenazas que realizó Trump, exigiendo a México y al Congreso que cumplieran con sus demandas o se enfrentaran a al cierre de la frontera. La primera amenaza emitida la semana pasada, expresaba que México tenía una semana para incrementar la aprehensión de migrantes en su frontera sur, de lo contrario cerraría la frontera.

Sin embargo la amenaza evolucionó cuando Trump decidió darle responsabilidad también al Congreso, luego de que la Casa Blanca alegó que México estaba haciendo más para detener el cruce fronterizo, cambiando su ultimátum de una semana, a una fecha indefinida.

Pero el jueves, cambió su retórica nuevamente y su demanda ahora incluía números. Trump le dio a México una advertencia de 1 año y el implemento potencial de un arancel del 25% en automóviles, si el país vecino no detenía el narcotráfico hacia EE.UU.

Trump sugirió que este incremento tarifario haría el cierre de la frontera innecesario. “No creo que nunca tengamos que cerrar la frontera porque la penalidad de los aranceles en los carros entrando a EE.UU. de México, a un 25%, será masiva”. Y a pesar de su constante y documentado cambio de opinión en la situación, Trump asegura que nunca cambió sus ideas sobre la amenaza de cerrar la frontera.

LEE: Trump ya no amenaza con cerrar la frontera

El Departamento de Seguridad Nacional retiró a algunos de los oficiales en los puntos legales de entrada a EE.UU. para ayudar a la patrulla fronteriza con el cruce ilegal. Sin embargo, a pesar de que este plan no ha cerrado completamente la frontera, ha estado alentando el proceso de cruce legal; con camiones de carga esperando hasta 9 horas para entrar a EE.UU.

 

Inmigración, Donald Trump, Refugiados, Video