Soldados mexicanos desarman a agentes de Estados Unidos por accidente

Soldados mexicanos desarman a agentes de Estados Unidos por accidente

Dos soldados del ejército de EE.UU. fueron desarmados por miembros del ejército mexicano, luego de que estos confundieron los límites fronterizos y encontraron a los estadounidenses en una camioneta de ICE sin identificación.

LEE: Trump enviará refuerzos a la frontera por supuesto ataque de mexicanos

Un sargento y un soldado estadounidenses, estaban sentados en una Chevrolet Tahoe sin identificación propiedad de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en el lado oeste de la colonia Las Pampas en El Paso Texas el pasado 13 de abril. Fue ahí donde establecieron un puesto de observación apresurada al norte del Río Bravo, al sur de la valla fronteriza en territorio de Estados Unidos.

La unidad formaba parte de la estrategia de Donald Trump, de desplegar a miembros de la milicia en la frontera de México con EE.UU., para atender la “crisis fronteriza”.  

Alrededor de las 2:00 pm (PT), los soldados vieron a un grupo de 5 a 6 personas vestidas con uniformes militares de camuflaje pixelado verde, los cuales llevaban armas que parecían ser modelo FX-05 Xiuhcoatl; un rifle de asalto diseñado y construído por las fuerzas armadas mexicanas.

LEE: Hombre arrestado por pretender ser agente de ICE y robar a inmigrantes

Los hombres armados se acercaron rápidamente a los estadounidenses, cruzando desde el lado mexicano del Río Grande, hacia el territorio de EE.UU. Cuando llegaron a ellos les ordenaron que salieran del vehículo a punta de pistola.

De acuerdo con los soldados estadounidenses, los soldados mexicanos se movieron tácticamente rápido en el auto sin marca del CBP, por lo que no les dieron suficiente tiempo para reaccionar y activar una emergencia al 911 desde su Nano Shout, un dispositivo de rastreo GPS que ayuda cuando los soldados en EE.UU. necesitan unidades militares adicionales.

Los soldados mexicanos le dieron instrucciones al sargento y al soldado para que se pusieran frente a su vehículo en donde los registraron cuidadosamente, de acuerdo con el reporte del incidente.

La pistola de servicio del sargento, una Beretta M9, fue sacada de su cadera por los individuos y lanzada al interior de su vehículo sin identificar. Además los militares estadounidenses aseguraron que a excepción de las banderas mexicanas, no vieron ninguna marca que identificara a los soldados mexicanos ni en su uniforme, ni en su auto, el cual fue descrito como una camioneta Ford azul oscuro con un bastidor táctico en la parte posterior.   

LEE: Corren a los hombres armados que detenían a migrantes en la frontera

De acuerdo con el director adjunto de asuntos públicos de NORAD y el Comando Norte de los EE.UU., John Cornelio, después de una breve discusión entre los soldados de las dos naciones, lo oficiales mexicanos abandonaron el área. Posteriormente los soldados estadounidenses pidieron refuerzos al CBP.

Cuando llegaron a la escena, los agentes del CBP procesaron las huellas de los militares mexicanos e indicaron que estos entraron a territorio estadounidenses a unos 50 pies al norte del Río Grande, en donde la frontera no es fácilmente identificable.

Noticias, CBP, Militares