Trump recibe trato real en Londres, pero también cantidad de protestas

Trump recibe trato real en Londres, pero también cantidad de protestas

La reina Isabel II abrió las puertas del Palacio de Buckingham al presidente de EE.UU. y su familia.

(Política Ya). – El presidente Donald Trump no se puede quejar de su visita de Estado al Reino Unido: la reina Isabel II le abrió las puertas del Palacio de Buckingham y logró sentarse a tomar té con el príncipe Carlos.

LEE TAMBIÉN: TRUMP LLEGA A GRAN BRETAÑA Y DESTROZA LA ETIQUETA DIPLOMÁTICA

Dan Kitwood/Getty Images

Fue el momento en que una poderosa dinastía, construida sobre una fortuna heredada, acosada por los tabloides y con una debilidad por las residencias palaciegas conoció… a la familia real británica.

Pero en las calles de Londres, miles de manifestantes salieron a protestar por la visita del mandatario estadounidense.

Numerosas pancartas fueron levantadas en la ciudad británica además del irreverente “Bebé Trump”, un muñeco inflable gigantesco que ha dado la vuelta al mundo, así como también el “Trump Dumper” otro muñeco del presidente sentado en un inodoro mientras escribe en su teléfono celular.

“Al llevar a cabo una visita de Estado, parece que estamos de acuerdo y le estamos dando la bienvenida. Pero queremos decir: ‘No eres bienvenido, vete a casa'”, le dijo a la agencia AFP Lauren Donaldson, una de las manifestantes en la céntrica plaza de Trafalgar.

Pero el presidente negó que los británicos rechazaran su visita. Por Twitter, Trump escribió: Londres parte del viaje va muy bien. La reina y toda la familia real han sido fantásticas. La relación con el Reino Unido es muy fuerte. Tremendas multitudes de simpatizantes y personas que aman a nuestro país. Aún no he visto ninguna protesta”.

LEE TAMBIÉN: TRUMP LLEVA SU PROPIO MURO AL REINO UNIDO PARA EVITAR LAS PROTESTAS

VISITA DE ESTADO

Pero, a pesar de las protestas, Trump, su esposa Melania y su familia disfrutaron de la visita con todo su esplendor.

Donald Trump en Londres
Foto: Victoria Jones – WPA Pool/Getty Images

El clan Trump descendió en el Palacio de Buckingham el lunes y la reina Isabel II pareció lanzar un hechizo de calma al presidente, quien puso en suspenso su estilo de hablar durante unas horas mientras estaba en su presencia.

La reina, que comenzó a reunirse con los presidentes cuando Harry S. Truman estaba en la Casa Blanca y ella era una simple princesa, se ganó una deferencia y respeto raramente vistos por parte del escandaloso comandante en jefe estadounidense.

Es casi seguro que se trate de un interludio temporal, dado que la delicada política del viaje, incluidas las visiones de EE. UU. para la remodelación de una relación especial, pasará este martes al centro del escenario.

El presidente había volado a Gran Bretaña en busca de problemas, disparando un tuit con el que arremetía contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, al que calificaba de “perdedor”, antes de que los neumáticos de Air Force One besaran el suelo británico.

Pero 66 años y un día después del momento en que vio la coronación en la televisión con su madre escocesa, Trump se mostró cautivado e inusualmente comprometido junto a la jefa de 93 años de la Mancomunidad y Defensora de la Fe.

 

Con información de CNN en Español

Internacional, Donald Trump, Reino Unido