Steven Mnuchin, Eric Ueland, Mark Meadows

Senado y gobierno de Trump pactan histórico plan económico para la crisis del coronarivus

McConnell anunció formalmente el acuerdo en el Senado, diciendo: “Por fin, tenemos un acuerdo”.

(POLÍTICA YA).- Los líderes de la Casa Blanca y el Senado llegaron a un importante acuerdo la madrugada del miércoles sobre un paquete de US$ 2 billones para dar una sacudida a una economía que lucha en medio de la pandemia de coronavirus.

Esto pone fin a días de negociaciones maratónicas que dieron como resultado una de las medidas más costosas y de mayor alcance en la historia del Congreso.

“Señoras y señores, hemos terminado”, dijo el director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Eric Ueland, justo antes de la 1 de la madrugada, luego de abandonar la oficina del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, después de negociaciones que duraron días enteros desde el viernes. “Tenemos un acuerdo”.

McConnell anunció formalmente el acuerdo en el Senado, diciendo: “Por fin, tenemos un acuerdo. Después de días de intensas discusiones, el Senado ha llegado a un acuerdo bipartidista sobre un paquete de ayuda histórica para esta pandemia”.

El líder de la mayoría lo describió como “un nivel de inversión en tiempo de guerra para nuestra nación”, y dijo que el Senado avanzaría para su aprobación más tarde el miércoles. El Senado se volverá a reunir al mediodía. Aún no se ha establecido una hora exacta para la votación.

Los detalles completos aún no se han publicado. Pero en las últimas 24 horas, varios elementos de la propuesta han salido a la luz, como US$ 250.000 millones reservados para pagos directos a individuos y familias, US$ 350.000 millones en préstamos para pequeñas empresas, US$ 250.000 millones en beneficios de seguro de desempleo y US$ 500.000 millones en préstamos para empresas en dificultades.

El proyecto de ley de estímulo también tiene una disposición que impediría al presidente Donald Trump y su familia, así como a otros altos funcionarios del gobierno y miembros del Congreso, obtener préstamos o inversiones de los programas del Tesoro en el plan de estímulo, según la oficina del líder de la minoría Chuck Schumer.

El paquete, si es aprobado en el Congreso, sería la acción legislativa más importante tomada para abordar la crisis de coronavirus que se intensifica rápidamente, abruma a los hospitales y frena gran parte de la economía.

Schumer lo llamó “el paquete de rescate más grande en la historia de Estados Unidos”, en declaraciones en el Senado en las primeras horas del miércoles por la mañana. “Este no es un momento de celebración, sino de necesidad”, dijo.

El plan brindará una infusión masiva de ayuda financiera en una economía en dificultades, muy afectada por la pérdida de empleos, con disposiciones para ayudar a los trabajadores y familias estadounidenses afectados, así como a las pequeñas empresas y las principales industrias, incluidas las aerolíneas.

Larry Kudlow, el principal asesor económico del presidente Donald Trump, calificó el paquete como “el programa de asistencia al ciudadano promedio más grande en la historia de Estados Unidos”, el martes en una sesión informativa de la Casa Blanca.

“Esta legislación se necesita con urgencia para impulsar la economía, proporcionar inyecciones de efectivo y liquidez y estabilizar los mercados financieros para superar un período difícil y desafiante en la economía que nos enfrenta en este momento”, dijo Kudlow.

Según el plan que se estaba negociando, las personas que ganan US$ 75.000 en ingresos brutos ajustados o menos obtendrían pagos directos de US$ 1.200 cada uno, mientras que parejas casadas que ganan hasta US$ 150.000 recibirán US$ 2.400, y US$ 500 adicionales por cada hijo. El pago se reduciría según los ingresos, reduciéndose por completo en ingresos de US$ 99.000 para solteros y de US$ 198.000 para parejas sin hijos.

Si bien el texto final del proyecto de ley no se ha publicado, algunas de las áreas se han debatido a puerta cerrada durante días. Hubo un intenso debate partidista sobre la propuesta de US$ 500.000 millones para otorgar préstamos a empresas en dificultades, con US$ 50.000 millones en préstamos para compañías aéreas de pasajeros. Los demócratas sostuvieron que no había suficiente supervisión sobre cómo se distribuiría el dinero, pero la administración Trump acordó una junta de supervisión y la creación de un puesto de inspector general para vigilar cómo se gasta el dinero.

Los negociadores también discutieron la posibilidad de proporcionar cuatro meses de beneficios de desempleo, que se extienden a los trabajadores por cuenta propia. Además, el proyecto de ley garantizaría que la Administración de Pequeñas Empresas podría servir como garante de préstamos de hasta US$ 10.000 millones a pequeñas empresas para garantizar que puedan mantener sus nóminas y pagar sus deudas.

Además, el proyecto de ley proporcionaría una gran cantidad de fondos para los hospitales más afectados: US$ 130.000 millones, así como US$ 150.000 millones para los gobiernos estatales y locales que tienen problemas de efectivo debido a su respuesta para combatir el coronavirus.

Después de dos días consecutivos de reveses de alto perfil, con el bloqueo de los demócratas del Senado a votaciones procesales el domingo y el lunes por la oposición a un proyecto de ley inicialmente elaborado por los republicanos del Senado, un acuerdo parecía ser inminente el martes por la mañana.

Los principales negociadores señalaron que muchos de los problemas se habían resuelto y sugirieron que podría haber acción en un paquete más tarde en el día.

Schumer anunció de forma optimista en algún momento que el Senado estaba a dos yardas de la línea de anotación. Pero para el martes por la noche, no se hizo público ningún texto legislativo ya que los negociadores continuaban su trabajo.

Cuando se le preguntó el martes por la noche por qué los negociadores parecían tener dificultades para cerrar el acuerdo, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, quien se desempeñó como persona clave para la administración en las conversaciones, respondió: “¿Quién dice que estamos teniendo dificultades? Es un acuerdo complicado. Hay lenguaje involucrado”.

“Ya estamos llegando”, respondió.

Los demócratas habían argumentado que querían ver más garantías para los trabajadores estadounidenses en el acuerdo y la supervisión de cómo se distribuirían los fondos. Schumer y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, señalaron el martes que habían ganado concesiones en el acuerdo emergente para ese fin.

Pelosi dijo el martes en una entrevista con Dana Bash de CNN que “muchas de las disposiciones allí han mejorado mucho debido a la negociación”, mientras que Schumer dijo que la legislación tendrá “seguro de desempleo con esteroides”.

McConnell elogió el acuerdo emergente como una victoria también para los republicanos y dijo: “Estamos cerca de un proyecto de ley que toma nuestro audaz marco republicano, integra más ideas de ambos partidos y ofrece un gran progreso”.

Una vez que se publique un acuerdo, la siguiente pregunta será qué tan rápido puede ser aprobado por ambas cámaras, un desafío aún más desalentador por el hecho de que el Congreso ahora está operando en un escenario donde varios de sus miembros han dado positivo por coronavirus mientras muchos más se han puesto en cuarentena después del contacto con personas infectadas.

Pelosi sugirió el martes que espera evitar llevar a la Cámara de Representantes de vuelta a Washington para votar sobre el paquete, y en su lugar, busca pasarlo por unanimidad. Pero cualquier miembro individual puede bloquear tal movimiento, creando incertidumbre sobre si eso será factible.

Otra opción puede ser que la Cámara apruebe el paquete por voto de voz en lugar de celebrar una votación nominal registrada.

Los republicanos de la Cámara se están alineando detrás del plan de estímulo del Senado y están dispuestos a permitir la aprobación rápida del plan, según una fuente del equipo republicano.

Después de consultar con las diversas facciones de la Conferencia de la Cámara de Representantes, la fuente dijo que es una “posibilidad” que la Cámara vote el paquete cuando lo considere.

Pelosi ha pedido que se apruebe el proyecto de ley por unanimidad, pero la fuente del Partido Republicano dijo que “es una posibilidad muy real” que un miembro se oponga, evitando que eso suceda.

Pelosi también está abierta a permitir que el proyecto de ley se apruebe mediante un voto de voz, lo que permitiría que el presidente del tribunal se pronuncie a favor de la parte que tiene más votos de voz.

Sin embargo, los miembros podrían solicitar una votación nominal, que requeriría que todos los miembros de la Cámara regresen para aprobar el proyecto de ley, algo que los legisladores están ansiosos por evitar en medio del brote de coronavirus.

Phil Mattingly de CNN contribuyó a este informe.

 

Noticias, Coronavirus, Mitch McConnell, Senado, Steven Mnuchin, Anonymous Post